Inicio Sin categoría La vida en un...

La vida en un cuento

Compartir

Sonia Martos escribe desde siempre, pero no fue hasta que acudió al primer cuentacuentos con su hijo mayor, que se dio cuenta de la magia que había en los cuentos. Eso le hizo pensar que quería experimentar aquello en primera persona, que alguna vez los cuentos que se contaran fueran los suyos, y que fuese ella misma la que los pudiera narrar. Ahora presenta “En sus canas”.

PÁGINA MENTE ACTIVA

La vida en un cuento

Como cada viernes, Malena va a casa de Daniela para pasar la tarde con ella. Lo primero que hacen es fundirse en un abrazo de los que conectan el corazón y paran el tiempo. Y es que abuela y nieta sienten pasión la una por la otra. En esta ocasión, la visita será doblemente especial para Daniela. Al descubrir las canas de su abuela, esta la hará partícipe de sus mejores recuerdos, ejemplos de una vida plena y saboreada al máximo. Le regala sus momentos más preciados, tales como cuando conoció el primer amor o cuando conoció la noticia de que iba a ser abuela.
Malena, que invita a su nieta a vivir la vida con intensidad, también le da los mejores consejos que una abuela puede dar a su nieta. La invita a exprimir la vida al máximo, a creer en ella, a perseguir sus sueños y a ser quien quiera ser.

Hablamos con Sonia Martos, autora del cuento para niños “en sus canas”.

¿Por qué un cuento para niños hablando de abuelos?

Sonia: Yo no conocí a mi abuela materna. Lo que se de ella es lo que me han contado y de alguna manera me parece que los mayores necesitan que se les recuerde y merecen un reconocimiento.

¿Crees que hay mucha diferencia entre tu abuela y las abuelas de hoy en día?

Sonia: Muchísima. Alguien con 65 años hoy es alguien que todavía puede ser muy joven. Mi abuela murió con 43 y por fotos que he visto de ella, ya era muy mayor. Hoy a los 65 la vida no se acaba. En realidad, la vida sólo se acaba cuando se acaba. Las abuelas de hoy no llevan mandil, no visten de negro, van a pilates y llevan el pelo de colores. Y yo me alegro de que así sea.

¿Y en tu opinión, que papel tienen los abuelos hoy en día en la sociedad?

Sonia: Los abuelos son fundamentales. Si los abuelos no existieran el mundo no funcionaría igual. Los abuelos son como una prolongación de los padres que tienen todo el tiempo y las ganas para dedicarse a los nietos. Y una sabiduría de la vida que solo te la puede dar la edad.

¿Crees que la sociedad entiende y cuida a sus mayores?

Sonia: Rotundamente no. Conforme vas cumpliendo años, a veces te vas desenganchando un poco de la tecnología, de las cosas que cambian y evolucionan. A mi también me pasa y aún no soy mayor. El mundo va muy deprisa y a los mayores no se les espera. Pero envejecer no es malo.

¿Por qué escribes cuentos?

Sonia: Los niños necesitan que les cuentes cuentos, que les cuentes historias.  La cara que te regalan cuando les cuentas una historia, la emoción que puedes ver en su expresión, es algo que no tiene precio. Los cuentos son además para leerlos juntos. “En sus canas” es para que los abuelos se lo lean a los nietos. Y eso crea un vínculo que es una maravilla.