Inicio Salud Vacunas: un é...

Vacunas: un éxito de la ciencia en la mejora de la salud

Se cumplen ahora 42 años de la erradicación de la viruela, la primera enfermedad vencida por una vacuna

Compartir

En la Europa del siglo XVIII morían cada año por viruela unas 400.000 personas (una de cada tres infectadas). En 1796 el médico inglés Edward Jenner inoculó a un niño el virus de la viruela bobina (menos virulenta que la humana), iniciando así una historia que acabaría conduciendo a la desaparición de este mal y la consolidación de un instrumento fundamental en la lucha contra la enfermedad: la vacunación.

PÁGINA SALUD

Vacunas: un éxito de la ciencia en la mejora de la salud

En el camino hasta su definitiva erradicación en 1979, la viruela mató a millones de personas (más de 300 millones sólo en el siglo XX). El último brote endémico de viruela se declaró y se contuvo rápidamente en Somalia en 1977. En España, tras los virulentos brotes de la década de 1920 y el resurgimiento del virus durante la Guerra Civil, la Ley de Bases de Sanidad de 1944 definió la obligatoriedad de la vacunación frente a la difteria y la viruela, contribuyendo de manera decisiva al control de ambas enfermedades. Posteriormente, sucesivas actuaciones preventivas en el campo de la vacunación determinaron la necesidad de establecer un calendario sistemático infantil de vacunaciones, que se implantó en 1975 y englobaba, además de la viruela, la poliomielitis, tétanos, difteria, tosferina, sarampión, parotiditis y rubéola.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), una vacuna es “cualquier preparación destinada a generar inmunidad contra una enfermedad, estimulando la producción de anticuerpos”. Fue bautizada como “vacuna” por Louis Pasteur, en homenaje a Jenner, que obtuvo la primera vacuna precisamente de una vaca. Las vacunas están consideradas como uno de los mayores logros de la biomedicina moderna; Farmaindustria (Asociación Nacional Empresarial de la Industria Farmacéutica española) publica en su web que en la actualidad existen más de cuarenta tipos, que han logrado controlar los efectos de veinticinco patologías.

Por ejemplo, hoy día la poliomielitis se considera próxima a la erradicación, con una reducción de la incidencia del 99%. La incidencia y la mortalidad del sarampión se redujeron respectivamente en un 77% y un 78% entre los años 2000 y 2012, gracias a las campañas de vacunación. Sin embargo, según un reciente informe conjunto de la OMS y Unicef, ya antes de la pandemia por COVID-19, la cobertura de inmunización de esta terrible enfermedad infecciosa se había estancado en un 85% durante casi una década y cada año 14 millones de lactantes no recibían una vacuna, lo que ha ocasionado un rebrote de la enfermedad y un incremento de las muertes de casi el 50%, debido también al hecho de que una parte de la población en países desarrollados no hace uso de estos programas/herramientas de prevención.

El calendario oficial de vacunación infantil en España para 2021 incluye, además de las clásicas vacunas presentes ya en 1975, las de haemophilus influenzae tipo b (Hib), la hepatitis B (también en adolescentes), el neumococo, el rotavirus, el meningococo B, el meningococo C y los meningococos ACWY, la varicela, y el virus del papiloma humano. Nunca como hasta ahora la ciencia había ofrecido tal cantidad de respuestas a la incidencia de la enfermedad, especialmente en la infancia.

La OMS informa de que las vacunas evitan tres millones de muertes al año, de las que dos millones y medio serían de niños. Por otra parte, la industria biofarmacéutica innovadora trabaja actualmente en el desarrollo de más de 260 vacunas para distintas enfermedades, según ha comunicado Farmaindustria.  En concreto, hay 137 proyectos enfocados a la lucha contra patologías infecciosas, 101 en cáncer, 10 para alergias, 4 para enfermedades autoinmunes, 4 sobre Alzheimer y 5 más en otras áreas. Será necesaria una cierta perspectiva temporal para valorar la auténtica dimensión del esfuerzo realizado en la respuesta al difícil reto de la COVID-19 que, aunando el esfuerzo de la investigación biomédica, la industria farmacéutica y los recursos públicos, están logrando frenar en un tiempo récord una de las peores pandemias que se recuerdan en la reciente historia de la humanidad.

Pero no es solo la prevención sanitaria la que avanza, Farmaindustria señala igualmente que el futuro inmediato de las vacunas pasa por la aparición de novedosas vacunas terapéuticas. Estas últimas están en investigación para múltiples enfermedades, como el Alzheimer, la esclerosis múltiple, el virus de inmunodeficiencia humana (VIH), la malaria, así como determinados tipos de cáncer o ébola.

En este contexto llama la atención que, según la OMS, uno de los principales riesgos de salud que sufre Europa en la actualidad sea la insuficiente vacunación infantil, en buena parte causada por el rechazo de algunos padres a la inmunización de sus hijos.

Artículo confeccionado con información de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Farmaindustria (https://www.farmaindustria.es/web/reportaje/viruela-como-una-vacuna-consiguio-erradicar-la-primera-enfermedad-contagiosa-en-el-mundo/) y el Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría (CAV-AEP).