Inicio Salud Nos gusta que...

Nos gusta que te canses, no que te fatigues

Un problema muy común entre la gente mayor es el hecho de levantarse varias veces durante la noche para ir al baño. A este problema se le llama nicturia, puede tener diversas causas y más allá de acostumbrarse a la incomodidad y echarle la culpa a la edad, existen diferentes opciones para tratarlo y paliarlo.

Compartir

¿CANSADO O FATIGADO?

El cansancio no es malo; al contrario, si te cansas es que has hecho ejercicio, que te has movido y esforzado. Al final de un día de actividad intensa estamos cansados, o cuando finaliza una dura etapa de bicicleta o carrera. Claro, que si ya tenemos una edad, un día de actividad intensa también puede ser ir al ambulatorio, al mercado y a visitar a un pariente. El cansancio es bueno, si luego podemos descansar adecuadamente. Un buen descanso y un sueño reparador curan el cansancio y nos preparan para un nuevo día y un nuevo esfuerzo. En otras palabras: el cansancio es un estado transitorio que se soluciona con un buen descanso. Por eso, cuando una persona siente cansancio, la reacción normal es sugerirle un buen descanso o, incluso, lo contrario: un tiempo de ejercicio físico, si el cansancio es debido al estrés o la tensión emocional.

Otra cosa es la fatiga, un tipo de cansancio profundo que no se soluciona descansando, y que limita o incluso impide a muchas personas la realización de las actividades cotidianas mas sencillas por falta de energía. La fatiga no siempre aparece después de un esfuerzo; en muchas ocasiones no están claras las relaciones entre causa y efecto, y con demasiada frecuencia la fatiga, incluso la fatiga extrema, aparece sin causa aparente que la explique. Una falta continuada de energía y un cansancio excesivo que afecta a todo el cuerpo, que se repiten a diario y no se alivian descansando, son los síntomas más claros de un episodio de fatiga, que puede ser aguda si dura menos de treinta días, o cronificarse, si excede este plazo.

¿Cómo podemos afrontar un cansancio que no responde a ningún esfuerzo previo? Es muy complicado y normalmente se necesita ayuda y comprensión.

La fatiga puede tener orígenes y causas muy distintas, como los trastornos del sueño (insomnio, apnea), de la nutrición (anemia, falta de hierro), emocionales (depresión, estrés, consumo de alcohol o drogas), hormonales (hipotiroidismo); consumo de ciertos medicamentos en diversos tratamientos (alergias, presión arterial, cáncer, somníferos, diuréticos, etc.). Diversas enfermedades, asociadas a los trastornos anteriores o no, también pueden originar episodios de fatiga, tanto agudos (de duración inferior a un mes) como crónicos. Por ello, cuando el origen de la fatiga no está claro y no desaparece tras un descanso adecuado, es necesario acudir a un profesional que realice el diagnóstico correspondiente. Y al médico hay que explicarle las cosas bien, insistir cuando el cansancio se convierte en incapacitante, no se relaciona con ningún esfuerzo especial sino sólo con las actividades diarias básicas y no se pasa al descansar, en definitiva, cuando se cree que el agotamiento no es normal. Echarle la culpa a la edad no suele ser ni una buena idea ni una solución.