Inicio Salud No nos cansem...

No nos cansemos de aplaudir

La salud es el valor básico y más necesario.

Compartir

En estos momentos tan complicados, apoyemos a nuestra sanidad como herramienta fundamental para salir de la pandemia con los menos daños posibles. No dudemos ni un momento en seguir las indicaciones de nuestras autoridades sanitarias. Cuidémonos quedándonos en casa. Así nos ayudamos todos.

SALUD

No nos cansemos de aplaudir

En momentos como estos es fácil darse cuenta de que, la salud es probablemente lo más necesario para las personas en la vida. Y cuando falta la salud recurrimos al sistema sanitario. Él es el que da respuesta a nuestros miedos, a nuestras incertidumbres, a nuestra vulnerabilidad.  Ese sentimiento de vulnerabilidad tan humano, que aparece cuando nos sentimos enfermos y ponemos nuestra esperanza en manos de los profesionales de la salud, con la confianza en que podrán dar respuestas a nuestro malestar.

En España existe desde hace mucho un consensuado orgullo por su sistema sanitario. Parece extendido el pensamiento de que tenemos una de las mejores sanidades del mundo y eso nos hace sentirnos fuertes y protegidos. Ciertamente este sentimiento corresponde con datos objetivos. Según el índice de competitividad elaborado por el Foro Económico Mundial relativo al año 2019, España es el país con la mejor sanidad del mundo, un privilegio que comparte con Singapur, Hong Kong y Japón.
Además, probablemente como consecuencia de ello, contamos, junto a Singapur y Japón, con la mayor esperanza de vida saludable del planeta, es decir, que es uno de los lugares donde las personas viven más tiempo sin problemas serios en su salud.

Alrededor de 500.000 personas (según datos de 2019 del último boletín estadístico del personal al servicio de las administraciones públicas del ministerio de política territorial y función pública), que trabajan para diferentes instituciones sanitarias del Sistema Nacional de Salud son las responsables, además de nosotros mismos, de cuidar de nuestra salud. Profesionales médicos y de enfermería, farmacéuticos, celadores, administrativos, conductores, personal de limpieza y mantenimiento, que todos los días están peleando en nuestros hospitales y centros de salud por sacar adelante a una población golpeada por la pandemia como pocas. Una de las consecuencias de tener tan buena sanidad y esperanza de vida es que tenemos una de las poblaciones más envejecidas del planeta y como bien sabemos esa población es la más vulnerable frente al virus.

Y son nuestros profesionales de la sanidad, los que tienen que defendernos de esta enfermedad. Nosotros no podemos hacer nada, más allá de seguir estrictamente las indicaciones de las autoridades. Unos profesionales de la sanidad que se están enfrentando a una avalancha de pacientes, a jornadas extenuantes de trabajo, más allá de sus horarios habituales, a condiciones de trabajo en ocasiones lastradas por las limitaciones de los recursos. Y, sobre todo, trabajando en el foco del contagio. Arriesgando su propia salud. En el momento de escribir este texto son ya varios miles los profesionales sanitarios contagiados y esta cifra, no deja de subir.

Son muchos los homenajes y reconocimientos que se están haciendo en todo el mundo a los profesionales sanitarios y muchos más los que habrá que seguir haciendo una vez se haya vencido a la pandemia, porque si la salud es probablemente el bien más preciado para las personas, la solidaridad, el compromiso y el reconocimiento son probablemente las cualidades que nos hacen personas, lo que en definitiva nos hace humanos.

Desde el 14 de marzo al caer la tarde, ventanas y balcones se llenan de gente que sale a aplaudir, con la esperanza y la convicción de que nuestros profesionales nos sacarán de aquí, que salvarán muchas vidas, que nos cuidarán si lo llegamos a necesitar. Desde Más Que Abuelos queremos sumarnos a este reconocimiento. No nos cansaremos de recomendar que nos quedemos en casa. Que seamos prudentes. Los mayores debemos tener especial cuidado en estas circunstancias. Sigamos las indicaciones de las autoridades. Puede que estas semanas se hagan largas, que el aislamiento y separación de nuestros seres queridos se haga duro. Acordémonos entonces de nuestros sanitarios que seguirán ahí, poniendo su esfuerzo y su salud por la salud de todos.

Y no nos cansemos de aplaudir.

https://youtu.be/RuvVKaQB_4A

Uno de los muchos videos para aplaudir.