Inicio Salud Migrañas: dol...

Migrañas: dolor de cabeza y algo más

Según la Asociación Española de Migraña y Cefalea afecta al 12-15% de la población, mayoritariamente a las mujeres, y se sospecha que tienen una causa genética.

Compartir

La migraña o jaqueca es un desorden neurológico que se manifiesta por un dolor de cabeza intenso (en la parte frontal o en toda la zona del cráneo), que suele ir acompañado por otros síntomas (vómitos, intolerancia a la luz y al sonido, etc.) y puede ser extremadamente incapacitante.

PÁGINA SALUD

Migrañas: dolor de cabeza y algo más

Suele causar un dolor pulsátil intenso o una sensación de latido en la cabeza, generalmente en un solo lado. El dolor aparece de forma espontánea y, si no se trata, dura de 4 a 72 horas. Pueden ser poco frecuentes o aparecer varias veces al mes, de forma episódica (entre 9 y 14 días al mes) o crónica (más de 15 días al mes). La frecuencia con la que ocurren varía de una persona a otra.

Algunas investigaciones apuntan a que las migrañas tienen una causa genética, aunque también hay una serie de factores externos e internos, que varían de unas personas a otras, y que pueden desencadenar un episodio. Entre ellos podemos destacar el estrés, la ansiedad, los cambios hormonales femeninos, estímulos sensoriales fuertes (luces brillantes o intermitentes, ruidos, olores, etc.), algunos medicamentos o exceso en su consumo, dormir demasiado (o su contrario, falta de sueño), cambios climatológicos repentinos, sobreesfuerzo físico, tabaco, alcohol, cafeína (tanto consumo como abstinencia).

También es posible que ciertos alimentos o ingredientes puedan originar dolores de cabeza, especialmente cuando se combinan con otros desencadenantes. Por ejemplo chocolate, quesos curados, glutamato monosódico (presente en numerosos alimentos), productos fermentados o encurtidos, levaduras, etc.

La migraña afecta sobre todo a las mujeres, que tienen tres veces más probabilidades de padecerla que los hombres; la genética también influye y así la mayoría de las personas con migrañas tienen familiares que sufren migrañas. En general, suelen presentar cuatro fases diferentes, aunque no siempre se manifiestan todas; fase previa o prodrómica (hasta 24 horas antes) en la que ya aparecen algunos síntomas reconocibles (por ejemplo, cambios de humor inexplicables, bostezos incontrolables, retención de líquidos, etc.); fase de aura; fase de dolor de cabeza (suele comenzar de forma gradual y luego se vuelve más severa); fase de recuperación o postdrómica (agotamiento, debilidad y confusión) que puede durar hasta un día. Son más comunes por la mañana, y a menudo empiezan durante el sueño.

La fase de aura, que constituye un auténtico síntoma de advertencia, suele ocurrir inmediatamente antes del dolor de cabeza. Un aura puede incluir alteraciones visuales (destellos de luz o puntos ciegos), hormigueo en un lado de la cara o en un brazo o pierna y dificultad para hablar. No obstante, la migraña sin aura es la forma más frecuente.

La migraña no tiene cura y el tratamiento se limita a aliviar los síntomas y prevenir la aparición de nuevas crisis. Si padeces migrañas lo más adecuado es acudir al profesional sanitario para tratar los síntomas nada más comenzar.  También es aconsejable llevar un registro de los factores que parezcan desencadenar las migrañas (ciertos alimentos o medicamentos), de forma que puedas determinar qué cosas debes evitar.

Artículo confeccionado con información de MedlinePlus (National Library of Medicine)