Inicio Salud La memoria y ...

La memoria y el fútbol

La terapia de reminiscencia se utiliza para el tratamiento del alzhéimer, pero también puede ser eficaz para ejercitar y mejorar la memoria.

Compartir

En las terapias para la mejora de la memoria el fútbol tiene unos efectos muy beneficiosos por la capacidad de este deporte para generar emociones y, a través de ellas, recuperar multitud de recuerdos, tanto relacionados directamente con el fútbol como asociados a nuestras vivencias.

PÁGINA SALUD

La memoria y el fútbol

Hablando de reminiscencia, pocos mayores de 65 años habrán olvidado las emociones asociadas al famoso gol de Marcelino, nada menos que contra la Unión Soviética (la bestia negra del franquismo en aquellos años de guerra fría), con el que España se hizo con la Eurocopa de 1964. El histórico gol de Zarra, que permitió a España pasar a semifinales en el Mundial de 1950, queda quizá demasiado lejos, mientras que la hazaña de Iniesta en Johannesburgo es, como si dijéramos, de ayer mismo.

La reminiscencia, según la RAE es el “recuerdo impreciso de un hecho o una imagen del pasado que viene a la memoria”. Consiste en pensar o hablar sobre las experiencias vitales propias, a fin de compartir recuerdos y reflexionar sobre el pasado, generalmente con la ayuda de recuerdos tangibles que sirven de desencadenantes. Los recuerdos de nuestra vida pasada tienen una especial significación, ya que suponen un elemento clave de nuestra propia identidad.

No todos los recuerdos tienen la misma importancia ni se recuerdan con la misma facilidad; generalmente son más susceptibles de ser recordados aquellos acontecimientos que en su día nos causaron un impacto emocional más fuerte. La terapia de reminiscencia para personas mayores es una técnica de estimulación cognitiva que utiliza el recuerdo vivencial de experiencias pasadas para orientar a la persona en el presente.

Se pueden emplear estímulos de todo tipo, más eficaces cuanto más significativos sean para la persona. Estos elementos desencadenantes pueden ser  objetos (como un viejo juguete), fotografías, olores, sabores, sonidos, música, así como cualquier cosa que estimule los sentidos. El fútbol, al que se puede acceder a través de películas, fotografías, archivos de audio, etc., tiene un gran valor para la terapia de reminiscencia. Recurrir al fútbol como terapia de mejora de la memoria, tanto en enfermos de alzhéimer como en todo tipo de adultos mayores, empezó en Escocia a principios de este siglo. Inicialmente, la asociación Alzheimer Scotland (Ayrshire, cerca de Glasgow) comenzó a organizar sesiones semanales dedicadas a hablar sobre ese deporte, con el fin de que los mayores (especialmente los hombres con problemas de memoria y demencia) se animaran a visitar los centros de día y hacer uso de sus servicios y actividades. La iniciativa tuvo un éxito notable y dejó patente además que no sólo se hablaba de fútbol, sino que el interés común por esta afición compartida abría la puerta a plantear y discutir sobre múltiples asuntos y a recordar las vivencias relacionadas con ellos.

Posteriormente, con la colaboración de diferentes instituciones, se puso en marcha un programa piloto, denominado Football Memories (Memorias del Fútbol), que ofrece unos “paquetes de memoria” relacionados con los equipos de fútbol escoceses y con su selección nacional, que contienen elementos para ser usados como estímulos de los recuerdos en personas mayores con problemas de memoria o demencia, tanto en residencias e instituciones socio sanitarias como en centros comunitarios e, incluso, en las mismas familias.

Experiencias similares se han repetido con éxito en España en varias ciudades con la colaboración de la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE), la Federación Española de Asociaciones de Futbolistas Veteranos (FEAFV) y con el apoyo de instituciones geriátricas como Ballesol-Burjasot o Aita Menni entre otras.

Las conclusiones obtenidas sobre la eficacia de este proyecto indican que las sesiones de reminiscencia basadas en el fútbol promueven una mejora de la atención, el estado de ánimo y la comunicación de las personas con deterioro cognitivo ligero o moderado, así como una mejora de la comunicación de las personas con demencia. Se trata de una estrategia válida para estimular a las personas con estos problemas y presenta además el beneficio de poder aplicarse en el hogar con unos recursos audiovisuales muy sencillos.