Inicio Salud Cuarenta años...

Cuarenta años conviviendo con el VIH

Se cumplen ahora cuatro largas décadas de la que probablemente fue la peor epidemia del siglo XX. Apareció en los primeros años 80 y desde entonces alrededor de 35 millones de personas han perdido la vida por su causa.

Compartir

Su incidencia fue tan brutal que en apenas una década se convirtió en la primera causa de muerte para la población entre 25 y 44 años. Los primeros fármacos antiretrovirales (1987) y la estandarización de las terapias antirretrovirales (1997) lograron que la enfermedad del sida/VIH pasara de mortal a crónica, lo que para millones de personas supuso la diferencia entre la muerte y la vida.

PÁGINA A SALUD

Cuarenta años conviviendo con el VIH

Según datos de ONUSIDA, desde el inicio oficial de la epidemia en Estados Unidos (1981), 78 millones de personas han contraído la enfermedad y 35 millones han muerto por enfermedades relacionadas con el sida/VIH. ONUSIDA (UNAIDS por sus siglas en inglés) es el programa de Naciones Unidas puesto en marcha en 1996, destinado a coordinar las actividades de los distintos organismos especializados de la ONU en su lucha contra el sida y liderar el esfuerzo mundial por poner fin a esta grave amenaza para el año 2030, como parte de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

A finales de 2020 más de 37 millones de personas convivían con el VIH en todo el mundo, año en el que todavía 1,5 millones contrajeron la infección (las dos terceras partes en África, en países donde los tratamientos llegan con mayor dificultad al paciente). Los fallecimientos derivados del VIH ascendieron a 680.000 en todo el mundo, una cifra dramática pero muy lejana de la mortalidad registrada en la década de 1990 o de los 1,9 millones de fallecidos de 2004. En todo el mundo, la mortalidad por el VIH desde 2010 ha disminuido un 53 % entre las mujeres y niñas y un 41% entre hombres y niños.

 

Un reciente comunicado de Farmaindustria hace referencia a un estudio realizado en Estados Unidos, según el cual la esperanza de vida de una persona de veinte años de edad a la que se había diagnosticado VIH pasó, entre 2002 y 2007, de los 56 a los 71 años. Por otra parte, las personas que se infectaron con el virus en las décadas de 1980 y 1990, cuando tenían entre 20 y 30 años, y lograron sobrevivir gracias a los antiretrovirales, constituyen la primera generación de personas con VIH que han logrado acercarse a la vejez. Algo que parecía imposible hace cuarenta años, cuando el sida era considerado por muchos casi una maldición bíblica.

El esfuerzo científico y médico que ha hecho posible esta victoria (aún incompleta, pero victoria sin duda) empezó ya en 1983, cuando el virus fue aislado e identificado en el Instituto Pasteur de Francia, lo que facilitó el desarrollo del primer medicamento antirretroviral en 1987. A partir de entonces el intenso trabajo realizado por médicos, científicos y compañías farmacéuticas fue superando diversas etapas, especialmente importante la lograda en 1997, cuando se empezó a aplicar la Terapia Antirretroviral de Alta Actividad (TARGA), rápidamente convertida en tratamiento estándar y capaz de reducir drásticamente la mortalidad del VIH.

Según datos de la Federación Europea de la Industria Farmacéutica (EFPIA), entre 1995 y 2013, las tasas de mortalidad se redujeron alrededor del 90% en numerosos países desarrollados. En España por ejemplo la mortalidad por VIH se redujo en un 92%, un porcentaje similar al de otros países occidentales, como Francia (94%), Estados Unidos (88%), Italia (87%) o Alemania (82%), entre otros.

Artículo confeccionado con información de la ONUSIDA y Farmaindustria.