Inicio Salud Cómo retrasar...

Cómo retrasar la aparición del deterioro cognitivo

Es frecuente olvidar un nombre o dónde hemos puesto las llaves; es el Deterioro Cognitivo Leve, que aparece con la edad y no impide la actividad cotidiana. Sin embargo, otro tipo de olvidos pueden ser síntomas de un problema más grave de memoria.

Compartir

Es frecuente olvidar un nombre o dónde hemos puesto las llaves; es el llamado Deterioro Cognitivo Leve, que aparece con la edad y no impide la actividad cotidiana. Sin embargo, otro tipo de olvidos (por ejemplo, cómo llegar a nuestra casa) pueden ser síntomas de un problema más grave de memoria, que hay que detectar pronto para poder retrasar su evolución.

En otro artículo de esta página se hacía un breve repaso de los síntomas y características del Deterioro Cognitivo Leve, una afección que aqueja a numerosas personas

mayores de 65 años, aunque a veces empieza a manifestarse a más temprana edad y supone un impedimento para vivir con normalidad. Analizaremos ahora los problemas graves de memoria, que constituyen un síntoma preocupante y pueden suponer serios inconvenientes para llevar a cabo nuestras actividades cotidianas. Los síntomas de problemas graves de memoria pueden incluir, entre otros los siguientes comportamientos: repetir una y otra vez las mismas preguntas; incapacidad para seguir instrucciones; confusiones acerca del tiempo, las personas y los lugares; incapacidad incipiente para cuidar de sí mismo (alimentación, higiene, situaciones de peligro…).

Son muchas las causas que pueden originar problemas graves de memoria; algunas pueden ser reversibles y cesar una vez solucionadas mediante el oportuno tratamiento; otras obedecen a diferentes condiciones médicas, como puede ser laenfermedad de Alzheimer o diversos tipos de demencia senil. Entre las primeras podemos citar la reacción adversa a ciertos medicamentos; la depresión; la insuficiente ingesta de alimentos saludables, con un paralelo déficit de vitaminas y minerales en el cuerpo; el exceso de alcohol; la presencia de coágulos sanguíneos o tumores en el cerebro; problemas de tiroides, riñones o hígado. También pueden aparecer los problemas graves de memoria después de una lesión en la cabeza (conmoción cerebral) debida a una caída o accidente. Normalmente, estos problemas deberían desaparecer después de ser sometido a un tratamiento eficaz.

Igualmente es posible que este tipo de problemas de memoria sean causados en las personas mayores por la aparición de problemas emocionales; sentirse triste, solitario, preocupado o aburrido, puede causar confusión y olvidos.

Los problemas graves de memoria pueden estar también motivados por la demencia vascular o la aparición de los primeros síntomas de Alzhéimer. Esta enfermedad se presenta inicialmente como pérdidas de memoria (sus síntomas iniciales pueden confundirse con el deterioro cognitivo leve), pero con el tiempo quienes la padecen tienen problemas para pensar con claridad. Con el paso del tiempo y según la rapidez con que avance la enfermedad, los enfermos empiezan a tener dificultades para llevar a cabo las tareas cotidianas: ir de compras, conducir un automóvil, cocinar, hasta llegar a una situación de absoluta dependencia. Lógicamente, un tratamiento y unas técnicas adecuadas pueden frenar el rápido desarrollo de la enfermedad.

En general, estar activo, pasar más tiempo con la familia y amigos y aprender nuevas habilidades, pueden ayudar a sentirse mejor y frenar el deterioro de la memoria. Por supuesto, a la aparición de los primeros síntomas o sospechas, es imprescindible visitar a un médico especialista para recibir un diagnóstico precoz e iniciar el tratamiento adecuado. La rapidez en la respuesta permitirá frenar el desarrollo de la enfermedad o superarla, si se trata de una de las condiciones médicas reversibles que acabamos de ver.

Artículo confeccionado con información del Centro de Educación y Referencia de la Enfermedad de Alzheimer y del Consorcio Europeo para la Prevención del Alzheimer

Reseña Panorama
Prioridad
10 %
Compartir
Artículo anterior¿Sabe que puede ser hipertenso?
Artículo siguienteDisfagia: ¡Cuidado, no te atragantes!