Inicio Salud Cada vez más ...

Cada vez más obesos

La obesidad está considerada una verdadera pandemia, que afecta a todas las edades, y cada vez más directamente a la infancia. Existen otros colectivos, como el de la tercera edad, para el que esta patología se vuelve más perjudicial si cabe.

Compartir

El 60,9 por ciento de la población española sufre sobrepeso u obesidad (39,3 sobrepeso y 21,6 obesidad), lo que nos convierte en el segundo país de Europa con más obesos, solo por detrás del Reino Unido. La obesidad está considerada una verdadera pandemia, que afecta a todas las edades, y cada vez más directamente a la infancia. Existen otros colectivos, como el de la tercera edad, para el que esta patología se vuelve más perjudicial si cabe.

Seis de cada diez personas en España tiene problemas de peso. En todo el mundo mueren cada año 2,8 millones de personas a causa de obesidad o sobrepeso, y la prevalencia de la obesidad se ha duplicado con creces entre 1980 y 2014. La obesidad y el sobrepeso se definen como una acumulación anormal o excesiva de grasa, que puede ser perjudicial para la salud.

Respecto a la incidencia de esta enfermedad en el colectivo de adultos mayores, se estima que en España un 35,5 por ciento de los hombres y un 40,8 por ciento de las mujeres de más de 60 años tienen obesidad, aunque por encima de 80 años estas cifras descienden a 19,4 por ciento en hombres y 29,2 por ciento en mujeres.  La obesidad más preocupante es la que se origina a partir de tejido graso acumulado en la zona abdominal (perímetro de cintura superior a 102 cm en hombres y a 88 cm en mujeres), ya que está asociada a un mayor riesgo cardiovascular.

Significativamente, la percepción que tienen los españoles de su propia obesidad es muy inferior a la realidad, tal y como demuestra una encuesta elaborada por la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (Seedo). Según los datos obtenidos, solo el 17 por ciento de las personas obesas admiten padecer esta enfermedad. Así, un 82,2 por ciento de los obesos no reconoce que lo es, mientras que el 12 por ciento considera que su peso es normal. Entre quienes sufren sobrepeso solo el 25 por ciento asume su exceso de kilos, mientras que un 12 por ciento cree, incluso, que están por debajo del peso normal. Estos porcentajes se acentúan entre los mayores, de forma que más del 95 por ciento de los mayores de 65 años obesos niegan su exceso de peso.

Sobrepeso y obesidad se hayan a partir del índice de masa corporal (IMC), que se calcula dividiendo el peso en kilos entre el cuadrado de la talla en metros. La OMS define el sobrepeso como un IMC igual o superior a 25, y la obesidad como un IMC igual o superior a 30. Así, una persona de 78,5 kg de peso y 1,70 m de altura tendría un IMC de 27,16 kg/m2 (78,5 dividido entre 2,89), lo que implica un sobrepeso de 2,16 kg/m2. No obstante, en personas muy mayores y con salud delicada es preferible un sobrepeso (hasta 29 kg/m2) a un ICM muy bajo, ya que en esas condiciones la denominada insuficiencia ponderal se asocia a mayor riesgo de muerte.

Generalmente, sobrepeso y obesidad tienen su origen en un desequilibrio entre el consumo de alimentos muy ricos en calorías y la actividad física; si crece el consumo o disminuye la actividad, el equilibrio se rompe y se produce el aumento de peso, con una incidencia directa sobre el estado de salud. El aumento de la obesidad en España se traduce en un incremento de las enfermedades cardiovasculares (principalmente cardiopatías y accidentes cerebrovasculares), la diabetes mellitus, trastornos del aparato locomotor, enfermedades del hígado y algunos cánceres.

La obesidad hay que tomársela muy en serio y poner en marcha medidas drásticas para reducirla. Entre ellas: reducir la ingesta total de grasas y sustituir las grasas saturadas por las insaturadas; aumentar el consumo de frutas y verduras, así como de legumbres, cereales integrales y frutos secos; reducir la ingesta de azúcar y sal. Realizar una actividad física periódica, que en el caso de los adultos mayores nunca debería de ser inferior a 150 minutos semanales, tiempo mínimo imprescindible para reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares, diabetes y cáncer de colon y de mama. El fortalecimiento muscular y los ejercicios de equilibrio pueden reducir las caídas y mejorar la movilidad de las personas mayores. Sin embargo, para reducir el peso será necesaria una actividad más intensa.

Artículo confeccionado con información de la Organización Mundial de la Salud.

Reseña Panorama
Prioridad
59 %
Compartir
Artículo anteriorLas hipoglucemias
Artículo siguiente¿Eres víctima del edadismo?