Inicio Salud Beneficios de...

Beneficios de la máquina de dormir

La apnea obstructiva es un trastorno muy habitual en el que la respiración se interrumpe durante el sueño o se hace muy superficial. Estas interrupciones (que pueden ocurrir más de treinta veces por hora) duran alrededor de tres segundos. Para paliar sus efectos, los especialistas aconsejan la máquina Cpap.

Compartir

La apnea obstructiva es probablemente el trastorno del sueño más grave. Se caracteriza porque la respiración se detiene y se reanuda repetidamente mientras se duerme. Entre los principales síntomas de este trastorno hay que destacar la somnolencia excesiva durante el día, los ronquidos fuertes y los episodios de interrupción de la respiración durante el sueño (una interrupción de 20 segundos es considerada grave).

La apnea obstructiva del sueño ocurre cuando los músculos de la parte posterior de la garganta se relajan demasiado durante el sueño. Como consecuencia, las vías respiratorias se estrechan o se cierran al inspirar y la respiración puede ser insuficiente durante unos segundos, lo que disminuye el nivel de oxígeno en la sangre y ocasiona una acumulación de dióxido de carbono.

Esta dificultad para respirar hace que despertemos brevemente del sueño (a veces de forma brusca) y se vuelvan a abrir las vías respiratorias. Este proceso suele ser tan breve y rápido que con frecuencia no somos conscientes de él ni lo recordamos. Sin embargo, afecta a nuestra capacidad para alcanzar las fases deseadas de sueño profundo y reparador.

Algunos factores influyen en la aparición de la apnea obstructiva del sueño, entre ellos el exceso de peso, las vías respiratorias estrechas, la hipertensión, el tabaquismo, la congestión nasal constante en la noche, el género (los hombres son dos veces más propensos que las mujeres), los antecedentes familiares, etc.

Con frecuencia, las personas con apnea obstructiva del sueño pueden no ser conscientes de este trastorno; de hecho, muchas personas que la padecen creen que duermen bien toda la noche. Sin embargo, la apnea obstructiva del sueño se considera un trastorno médico grave, que puede incluir las siguientes complicaciones: fatiga y somnolencia durante el día, problemas cardiovasculares (motivados por la disminución del nivel de oxígeno en la sangre), hipertensión, accidentes cerebrovasculares, etc.

Ante cualquiera de estos síntomas, debemos acudir al especialista (neumólogo) que posiblemente nos mandará una prueba del sueño (polisomnografía) que se lleva a cabo mientras se está dormido y dura toda la noche. La prueba se realiza tanto en el hospital como en el propio domicilio. Si el diagnóstico es apnea del sueño, el tratamiento más frecuente es la máquina Cpap (siglas en inglés de presión positiva continúa en la vía aérea), un dispositivo mecánico que envía aire a presión positiva continua a las vías respiratorias aéreas, para mantenerlas abiertas y así evitar su colapso y los episodios de apnea.

La máquina debe usarse indefinidamente y cada vez que se duerme (siestas y viajes incluidos). El Sistema Nacional de Salud cubre los gastos de la Cpap, cuyo uso debe ser controlado por especialistas. Algunos pacientes notan mejoras inmediatas después de comenzar el tratamiento con la Cpap, como mejor calidad del sueño, reducción o eliminación de los ronquidos y menos somnolencia diurna. Del mismo modo, son importantes los beneficios a largo plazo, como ayuda en la prevención o control de la tensión arterial alta, la disminución del riesgo de derrame cerebral y la mejora de la memoria y otras funciones cognitivas, fruto de dormir mejor.

Acostumbrarse a usar esta máquina puede tardar tiempo y requiere paciencia y la ayuda del especialista, pero una vez conseguido el beneficio es notable.

Artículo confeccionado con información de la U.S. National Library of Medicine y Medline Plus.

Reseña Panorama
Prioridad
91 %
Compartir
Artículo anteriorHacia un mundo sin dinero en efectivo
Artículo siguienteEl Parkinson sigue creciendo