Inicio Salud Apoyo psicoló...

Apoyo psicológico frente a la incertidumbre

Apoyo psicológico telefónico ante el COVID-19

Compartir

Ser mayor o ser paciente oncológico, ahora mismo puede significar estar lleno de incertidumbres respecto al COVID-19. Muchos hospitales han aplazado consultas y están optando por llamadas telefónicas de seguimiento para evitar que los pacientes acudan a los hospitales, buscando evitar nuevos contagios. Los días pasan y estos pacientes (y sus familiares) que a menudo padecen varias patologías, ven crecer sus dudas y pueden necesitar más que nunca de un servicio de apoyo psicológico telefónico.

SALUD

Apoyo psicológico frente a la incertidumbre

Los mayores, como la mayoría de los pacientes oncológicos, forman parte del grupo de riesgo para COVID-19. Además, si pensamos en los pacientes con cáncer de edad más avanzada, muchos de ellos puede que tengan otras comorbilidades asociadas. Todos estos factores pueden crear inquietud, desasosiego y ansiedad tanto en los pacientes como en sus familiares, especialmente en aquellos mayores que tienen menos apoyo familiar o están más solos.

Existen diversos programas de apoyo al paciente oncológico que funcionan desde antes de esta situación y que ahora cobran especial importancia, como, por ejemplo, GEPAC Contigo para los pacientes de cáncer de próstata. La mayoría de este tipo de programas son de apoyo a pacientes y también a familiares y suelen ser gratuitos. Son programas telefónicos, donde los pacientes son contactados de forma periódica cuando ellos lo desean (dentro de unos horarios laborales), aunque también algunos, y más en situaciones de emergencia como esta, funcionan a demanda.
Los objetivos de este tipo de programas son básicamente acompañar al paciente y a sus familiares durante todo el proceso de la enfermedad, de la mano de un equipo de expertos.
Es frecuente que proporcionen materiales informativos para ayudar al paciente a comprender y gestionar su enfermedad, con el objetivo de ayudar a mejorar la calidad de vida, mediante la incorporación de hábitos saludables y consejos sobre autocuidado. También es frecuente y útil que incorporen herramientas de seguimiento para el paciente, donde este pueda reflejar desde su cumplimiento con la medicación, efectos secundarios, estado de ánimo, evolución del dolor a incluso ayuda para preparar las próximas citas médicas.

Por otro lado, muchas instituciones, hospitales, asociaciones de pacientes y ONG han puesto en marcha servicios de apoyo psicológico para estas circunstancias tan difíciles que estamos viviendo y con el fin de ayudar y orientar en lo posible ya que los problemas y casuísticas son muchos y muy diferentes.

Como ejemplo, el Ministerio de Sanidad y el Consejo General de Colegios Oficiales de Psicólogos (COP) han puesto en marcha un teléfono de atención psicológica, para prestar apoyo asistencial a las personas con dificultades derivadas de la enfermedad provocada por el COVID-19.
El servicio está atendido por psicólogos y psicólogas con experiencia y conocimiento en las diferentes áreas de atención y seguirá un protocolo común de asistencia con plena garantía de confidencialidad profesional.
Este servicio telefónico está orientado al manejo del estrés y situaciones de malestar derivados de las diferentes realidades que está generando esta pandemia.
La modalidad de prestación asistencial se realiza a través de tres números de teléfono diferenciados, dirigidos a grupos poblacionales concretos. Así, se ha habilitado el número 91 700 79 89 para familiares de personas enfermas o fallecidas como consecuencia del coronavirus; el 91 700 79 90 para profesionales con intervención directa en la gestión de la pandemia y el teléfono 91 700 79 88 para la población general. El horario de atención es desde las 9.00 hasta las 20.00 horas, todos los días de la semana.