Inicio Mente Activa Viviendas com...

Viviendas compartidas entre mayores

Compartir tu casa, una opción contra la soledad

Compartir

¿Te gustaría vivir en compañía de una o más personas de tu generación y estás abierto a compartir tu casa o irte a vivir a la casa de otra persona? Una solución alternativa para paliar tu soledad, disfrutar de aficiones compartidas, amistad… y, además, ahorrar gastos.

PÁGINA MENTE ACTIVA

Viviendas compartidas entre mayores

Desde hace algún tiempo están surgiendo todo tipo de alternativas convivenciales para paliar la soledad, compartir gastos y, en definitiva, intentar mejorar la calidad de vida. El cohousing se configura desde hace tiempo como una alternativa a las residencias de mayores, pero ¿y los mayores que viven solos en sus casas y no quieren abandonar su entorno, su barrio?

No es un invento reciente que los jóvenes estudiantes convivan juntos para compartir gastos y, de paso, experiencias vitales y amistad. Y dado el precio actual de la vivienda, muchos jóvenes que ya dejaron los estudios hace tiempo siguen compartiendo casa, sobre todo en los centros de las ciudades.

Casi dos millones de personas mayores viven solas en España, y casi un 60% de ellas manifiestan sentimientos de soledad y aislamiento, según encuestas realizadas por el IMSERSO. También es frecuente que muchos mayores tengan dificultades para hacer frente a los gastos de vivienda y suministros, tanto de alquiler como en propiedad. En este contexto, parece inevitable buscar fórmulas para compartir vivienda.

El Programa Hogar y Café, de la Fundación Pilares, subvencionado por la Consejería de Políticas Sociales y Familia de la Comunidad de Madrid, es un ejemplo que intenta resolver estas circunstancias. Consiste en que dos o más personas mayores de 60 años compartan una vivienda (propia o en alquiler), siendo una de ellas la titular de la casa; también está la alternativa de que varias personas alquilen conjuntamente una vivienda para compartir.

Lo normal es que los dormitorios sean privados y el resto de estancias (salón cocina, servicios) compartidas. El plan de vida se establece conjuntamente entre las personas que deciden compartir la vivienda, teniendo en cuenta sus gustos y preferencias, mediante un acuerdo pactado que incluye las normas de convivencia, los gastos compartidos, las tareas domésticas, horas de descanso, animales domésticos…

La Fundación, además de organizar el contacto entre las partes, ofrece asesoramiento, apoyo personal y acompañamiento constante. Las ventajas son evidentes, ya que permiten en muchos casos que las personas puedan seguir viviendo en su hogar y su entorno, aunque tengan algunas dificultades económicas. También posibilita sentirse más seguros y acompañados y contar con más apoyo emocional.

En el programa de la Fundación Pilares pueden participar personas mayores de 60 años, residentes en la Comunidad de Madrid y que se mantengan independientes para realizar las actividades de la vida diaria. Deberán disponer de una vivienda propia o en alquiler, para compartirla con una o varias personas mayores, o estar interesadas en entrar a vivir en una vivienda compartida con una o varias personas mayores.

La Fundación facilita el contacto entre las personas, asesora en la definición de las normas de convivencia y en la resolución de aquellos conflictos que pueda originar la convivencia. En otras Comunidades Autónomas existen también programas similares, dependientes de fundaciones u organismos locales o regionales.

Es normal que, en principio, la idea de convivir con otras personas, a las que apenas conocemos, genere frenos y algunos miedos. Sin embargo, si estamos cansados de vivir en soledad, compartir casa con una o más personas de tu misma generación, puede aportar a la vida muchos beneficios, como, por ejemplo: poder entablar nuevas relaciones y amistades, compartir gastos, saber que hay alguien en casa ante cualquier contratiempo o algo tan sencillo como tener siempre alguien con quien tomar un café. Además, en este programa también pueden participar personas que ya se conocen anteriormente o son amigos y quieren dar el paso de compartir vivienda. Convivir con otras personas es un reto para cualquiera, independientemente de su edad. Lo bueno del programa Hogar y Café es que tú eliges libremente con quién quieres compartir casa, para que puedas seguir viviendo a tu aire, porque la vida es siempre mejor en compañía.

Más información:

https://www.comunidad.madrid/noticias/2019/04/03/programa-viviendas-compartidas-personas-mayores

https://www.fundacionpilares.org/hacemos/atencion-domicilio-entorno/hogar-cafe/

Reseña Panorama
Prioritario
98 %
Compartir
Artículo anteriorLlega el otoño, ojo con las setas
Artículo siguienteEdad y COVID 19