Inicio Mente Activa Veteranos al ...

Veteranos al pie del cañón

La juventud está en alza, pero todavía hay artistas mayores que mantienen en alto el valor de la veteranía.

Compartir

La media de edad de las grandes estrellas del cine es de 42 años (36 para las mujeres); en el mundo de la música la media baja hasta los 23 (las cantantes Rosalía y Amaia tienen respectivamente 26 y 21). La juventud seduce, atrae y excluye, pero no todo está perdido: en todos los campos existen grandes artistas que se mantienen activos más allá de los 80 años.

MENTE ACTIVA

Veteranos al pie del cañón

Cuando Gloria Swanson protagonizó El crepúsculo de los dioses en 1950, tenía cincuenta y un años. Encarnaba a una vieja gloria del cine mudo (más o menos su propia historia) obsesionada con volver a triunfar en la pantalla. Swanson, gran diva de Hollywood en los años veinte del siglo pasado, únicamente había rodado diez filmes en los veinte años anteriores, y apenas hizo algunos trabajos menores en la televisión después. Es sólo una muestra, pero así eran las cosas hace 70 años. Hoy día, los 50 años no son en absoluto un freno (Jennifer López, a sus 50 cumplidos, aspira al Oscar tras encarnar a una sexi stripper en Estafadoras de Wall Street), y afortunadamente algunos grandes artistas mantienen el afecto del público y el interés de los productores independientemente de su edad.

El mundo del cine suele ser más tolerante con la edad, aunque tras la frontera de los 50 años empiezan a escasear los buenos papeles (sobre todo para las mujeres). No obstante, todavía sobreviven algunos grandes del séptimo arte, que se resisten con gallardía a aceptar el retiro. Es el caso, entre otros, de Clint Eastwood, que a sus 89 años acaba de estrenar su cuadragésima película (Richard Jewell, 2019) y mantiene una media de una película anual, en algún caso incluso interpretada por él mismo (como Mula, de 2018). Algo similar ocurre con Woody Allen (85 años) que prepara el estreno de su película número 55 como director (Rifkin’s Festival, rodada en España) y mantiene su cita anual con los espectadores, tanto detrás como delante de la cámara.

Resulta imposible ser exhaustivo, pero no debemos olvidar a la muy veterana Judi Dench (86 años) que no contenta con encarnar a una vieja gata en el musical Cats (2019) tiene cuatro estrenos previstos en 2020. Otro incombustible, el canadiense Donald Sutherland (84 años) acaba de viajar a Marte con el “jovenzuelo” Brad Pitt (sólo 56) en la película Ad Astra (2019) y tiene previstos para 2020 un filme (Alone) y una serie de televisión (The Undoing). Mención aparte merece el prolífico Christopher Plummer que, a sus 91 años y con más de doscientas películas a la espalda, acaba de estrenar la comedia Puñales por la espalda (2019) y tiene pendiente otro título para 2020.

En España, también tenemos algunos grandes octogenarios en activo. José Sacristán, por ejemplo, que con 82 años lleva de gira en 2020 con llenos absolutos el monólogo dramático Señora de rojo sobre fondo gris, aunque ya ha anunciado que probablemente esta adaptación del libro de Delibes será su último trabajo teatral (nada dice sobre el cine y la televisión). Nuria Espert y Lola Herrera (ambas también con 82) son las dos grandes damas del teatro español, y ambas se resisten a abandonar las candilejas. La primera ha estrenado en 2020 un espectáculo sobre el Romancero Gitano de Lorca, mientras que la segunda pondrá en escena nuevamente este año Cinco horas con Mario, el texto con el que ha cosechado su mayor gran éxito. También Concha Velasco acaba de llegar a los 80 (los cumplió a finales de 2019) y se mantiene en plena actividad, con teatro (El funeral) y televisión (Las chicas del cable).

No solo el mundo del espectáculo es pródigo en vigorosos ancianos; casi todos los ámbitos registran veteranos dispuestos a mantenerse en primera línea. La reina Isabel II, otra gran dama del teatro inglés, ha logrado a sus 93 años, y tras 67 soportando la corona, que su heredero supere ya con creces la edad de la jubilación. En el gremio de los escritores, siempre proclive a la longevidad, hay que destacar al premio Nobel Mario Vargas Llosa que con 83 años acaba de publicar otra obra (Tiempos recios), una novela llena de fuerza y estilo sobre la intervención de EE UU en Guatemala durante los años de la Guerra Fría, y a la canadiense Margaret Atwood, con 80 primaveras cumplidas y eterna aspirante al Nobel, que en 2019 publicó la implacable secuela de El cuento de la criada, escrita treinta y cinco años antes y mundialmente famosa ahora gracias a la serie de televisión de HBO.

Muchos profesionales de la moda murieron con las botas puestas, en activo hasta su último suspiro; así la gran Coco Chanel, revolucionaria de la moda del siglo XX, falleció a los 87 años preparando la colección del nuevo año, mientras que uno de sus herederos al frente de la histórica marca, el alemán Karl Lagerfeld, nos dejó en 2019, a los 86 y en pleno trabajo creativo. El italiano Giorgio Armani por su parte, con 85 años, se mantiene en primera línea de la moda y desarrolla una intensa actividad empresarial. Además de todos estos ejemplos, seguro que ustedes conocen a algún  familiar o vecino octogenario siempre dispuesto a ser el último en marcharse de la fiesta, aunque no sea famoso.