Inicio Mente Activa Teléfonos int...

Teléfonos inteligentes ¿por qué no?

Compartir

Si algo aprendimos durante el confinamiento, es la utilidad de las tecnologías de la información que hicieron posibles muchas y diferentes formas de comunicación, formación, información y redes de apoyo y ayuda que de otra forma y debido precisamente al confinamiento hubiera sido muy difícil que existieran.

PÁGINA MENTE ACTIVA

Teléfonos inteligentes ¿por qué no?

La llamada brecha tecnológica según la cual el acceso a las tecnologías digitales y de movilidad es mucho menor en las personas de mayor edad, se ha visto reducida tras el confinamiento, que probablemente inclinó a muchos mayores a lanzarse a los móviles inteligentes y las tablets con la intención de reducir la soledad y acercarse a sus seres queridos. Con un poco de paciencia y ayuda, las tecnologías pueden estar al alcance de todos.

Aquellas personas que ya tienen y usan un teléfono inteligente (Smartphone) o una tablet, ya saben de las ventajas y posibilidades que les está ofreciendo para mantener el contacto con sus seres queridos, para mantenerse informado y formado y para muchas cosas más. Si pertenecemos al, cada vez menor, grupo de mayores que aún no ha accedido a estas tecnologías, tal vez ha llegado el momento de plantearse acceder a ellas. Desde luego son herramientas que nos pueden ayudar mucho en muchas circunstancias de la vida.

Un teléfono inteligente o una tablet puede servir para muchas cosas. Para estar informado de lo que pasa a nuestro alrededor evitando la incertidumbre (incertidumbre que puede acabar generando ansiedad), para consultar prácticamente cualquier cosa (es cómo llevar una enciclopedia encima pero más pequeña y ligera) hasta para mantener el contacto regular con amigos y familiares, incluso con imagen. Ya no es ciencia ficción poder hablar por teléfono con nuestros seres queridos viéndoles las caras con aplicaciones habituales y sencillas de manejo.

Muchos teléfonos actuales integran funciones tan variadas como: una cámara de fotos, una linterna, un cuentapasos, una radio, un despertador, una calculadora, un diccionario, una biblioteca, un equipo de música, un video, el listado sería interminable.

Pero también nos abren la posibilidad y son una oportunidad para compartir aficiones e intereses a través de las redes sociales. Comunidades de cocina, deportes, lectura, juegos, filatelia, aeromodelismo, encaje de bolillos o cualquier otra cosa que se nos pueda ocurrir. De modo que, no solo nos permiten mantener la relación con nuestros familiares y amigos a distancia y en tiempo real, sino también crear nuevas relaciones e incluso aprender con cualquiera de los cientos de miles de cursos online de todos los niveles y disciplinas que hay en internet.

En el mercado existen multitud de modelos de prácticamente todas las marcas, que están pensados para facilitar la vida de aquellas personas mayores que tienen limitaciones sensoriales. Teclas más grandes y/o posibilidad de ampliar el tamaño de las letras y las teclas, para suplir problemas de visión. Sonido elevado e incluso accesorios para amplificar el sonido o auriculares inalámbricos para suplir deficiencias auditivas.
Pero por encima de todo esto están los asistentes de voz, la famosa siri o alexa que cada vez funcionan mejor, y que pueden permitir ordenes sencillas que nos facilitarán mucho la vida cómo “llama por favor a mi hijo”, “dime si va a llover”, “confírmame a qué hora juega el Zaragoza”. Y convenientemente programadas pueden incluso apagar y encender las luces y muchas cosas más de una forma sencilla e intuitiva.

¿Quién dijo miedo a las nuevas tecnologías? intentemos vencer nuestros recelos y aprovechar las ventajas que la tecnología nos pone tan a mano.

 

Reseña Panorama
prioridad
99.8 %
Compartir
Artículo anteriorESTOY ENFERMO Y AHORA, ¿QUÉ HAGO?
Artículo siguienteQué importancia tiene la salud