Inicio Mente Activa Radiodrama, r...

Radiodrama, radioteatro o radionovela

Historias contadas en la radio.

Compartir

Se llame como se llame, la radio y el teatro siempre se han llevado bien. En realidad, al ser humano siempre le ha gustado que le cuenten historias, desde los círculos de fuego de las cavernas en la prehistoria. El teatro radiado, hasta bien entrada la expansión de los canales de televisión en los años 80, ha sido uno de los medios favoritos para muchos de nosotros y ahora tiene un cierto resurgir de la mano de los podcast.

PÁGINA MENTE ACTIVA

Radiodrama, radioteatro o radionovela

El radioteatro no es algo que se haya inventado en la actualidad como alternativa a al teatro presencial debido a las restricciones de movilidad. La historia del radioteatro se remonta a principios de la década de 1920, cuando por entonces se hablaba de radio drama o drama radiofónico. El primer radio drama emitido por radio, Danger, fue escrito por el escritor inglés Richard Hughes y se emitió en 1924 en la BBC.

Años más tarde, a mitad de los años 30, Orson Welles y algunos miembros de su compañía de teatro The Mercury Theatre, iniciaron la emisión de una serie de obras de teatro adaptadas para su emisión radiofónica, como la conocida obra de Victor Hugo “Los Miserables”. Pero uno de los acontecimientos radiofónicos más relevantes de la historia de la radio estaba a punto de suceder. Fue en la tarde del 30 de octubre de 1938, cuando Orson Welles y la compañía teatral Mercury provocaron el pánico entre los oyentes al emitir una adaptación de la novela “La guerra de los mundos” de H.G. Welles.

Pese a que la emisora de radio Columbia Broadcasting System (C.B.S.) presentó debidamente al inicio de la emisión que se trataba de un programa de radio, aquellas personas que sintonizaron la emisora más tarde o que no se percataron de que lo que estaban escuchando era una obra teatral, entraron en pánico al creerse que los Estados Unidos estaban siendo invadidos por un ejército alienígena proveniente de Marte. El éxito histórico de este programa, que durante una hora prácticamente paralizó el país, le dio a Orson Welles la fama suficiente para hacer su primera película Ciudado Kane, casi sin limitación de presupuesto.

Los radiodramas siguieron ganando popularidad durante las siguientes décadas hasta la llegada de la televisión a mediados del siglo XX, cuando poco a poco empezaron a perder protagonismo hasta la llegada en los años 80 de las televisiones autonómicas y privadas que hicieron que prácticamente desaparecieran de las radios españolas.

En España se conoció más como radionovelas. Largos seriales que se emitían a hora fija y que congregaban a las personas alrededor de la radio y la mesa camilla. Más de uno recordará Ama Rosa o Simplemente María. Este último emitido entre 1971 y 1974 que llegó a alcanzar los 500 episodios diarios de una hora de duración.
Uno de los últimos y más conocidos de estos seriales radiofónicas fue la radionovela humorística la Saga de los Porretas, emitida en la cadena SER entre los años 76 y 88, que contaba la vida cotidiana de los porretas, una familia de clase media española, al frente de la cual estaba el octogenario Segismundo Porretas, un auténtico vividor, que a menudo tenía dificultades y malentendidos con su nuera Candelaria y con sus conflictivos nietos. Una obra que salió de la mente de Eduardo Vázquez tras el éxito que había tenido en la España de los 50 su anterior radionovela: Matilde, Perico y Periquín.

En los últimos años ha vuelto a resurgir el interés del público por las novelas radiofónicas con el regreso de los audiolibros, las radionovelas o los podcasts. Todo está en internet. Tal vez hoy se escuchan algo infantiles estas antiguas producciones. Juzguémoslas con cariño y la indulgencia que da el paso del tiempo.

Emisión subtitulada de la guerra de los mundos dirigida por Orson Welles
https://www.youtube.com/watch?v=qSXYiwJFfDc

Dos capítulos de la Saga de los Porretas:
https://www.fonotecaderadio.com/html/voces.html#losporretas

Reseña Panorama
Prioridad
97,9 %
Compartir
Artículo anteriorNutrición en el mayor
Artículo siguienteUna dieta equilibrada