Inicio Mente Activa ¿Qué es la Ge...

¿Qué es la Gerociencia?

Un nuevo modelo multidisciplinario que intenta comprender la relación entre envejecimiento y enfermedad.

Compartir

El año 2013, el Instituto Nacional de Envejecimiento de los Estados Unidos, convocó a investigadores y expertos en el estudio del envejecimiento para formar un grupo de trabajo en la denominada primera cumbre de la Gerociencia. Así nació una nueva disciplina, que busca entender cómo se relaciona la biología del envejecimiento con la biología de las enfermedades asociadas al mismo.

Mente Activa

¿Qué es la Gerociencia?

Durante los últimos 175 años, la esperanza de vida ha aumentado de manera constante (alrededor de 2,5 años por década, según las fuentes) entre los países con más larga esperanza de vida. Mientras que, en la primera mitad del siglo XX, el aumento de la esperanza de vida fue impulsado principalmente por la reducción de la mortalidad infantil y de adultos jóvenes, más recientemente, los mayores avances se han hecho en la lucha contra las enfermedades asociadas al final de la vida. Los problemas de salud crónicos relacionados con el envejecimiento, como la sarcopenia, la osteoporosis, alzhéimer y parkinson, que antes eran raros, se han vuelto ahora muy comunes. A medida que la población mundial siga envejeciendo, las enfermedades del envejecimiento amenazan con abrumar a nuestra infraestructura de salud y perturbar nuestra economía.

Nunca el ser humano había vivido tantos años como ahora y tantos años libre de enfermedad. Esto ha provocado también un fenómeno paradójico ya que, cuantos más años vivimos, más posibilidades tenemos de caer enfermos. El envejecimiento es el primer factor de riesgo para la mayoría de las enfermedades crónicas.

La Gerociencia nace como una disciplina que busca entender de qué forma la biología que subyace al envejecimiento explica el desarrollo de las enfermedades que lo acompañan; dicho de otra manera, lo que pretende es luchar contra las enfermedades asociadas al envejecimiento, simplemente logrando que éste sea más lento. Nuestro envejecimiento biológico está intrínsecamente relacionado con múltiples dimensiones de nuestras vidas. Entenderlas implica disciplinas tan variadas como la sociología, psicología, economía, educación o nutrición.

La Gerociencia tiene como propósito, entonces, aumentar nuestra expectativa de vida saludable y activa, con un acercamiento hacia la salud enfocado en la prevención y mirando nuestra existencia como un continuo en el que el estilo de vida y los factores que nos afectan cuando somos jóvenes determinarán la calidad de nuestro envejecimiento.

Son muchos los estudios desarrollados en este campo que están permitiendo empezar a entender científicamente el envejecimiento. Ya se ha conseguido, por ejemplo, aumentar notablemente el periodo de vida saludable en animales. Con estas estrategias terapéuticas se ha logrado disminuir en modelos experimentales el riesgo y severidad de múltiples enfermedades. Hay líneas de investigación,  por ejemplo, en los llamados senolíticos, moléculas que eliminan selectivamente las células envejecidas del cuerpo, mejorando así las capacidades físicas y cognitivas perdidas naturalmente con el envejecimiento.

Y ya se están haciendo ensayos clínicos en humanos, al tiempo que empresas muy alejadas de este campo están invirtiendo en biotecnología; es el caso de la tecnológica Google que, a través de su compañía subsidiaria Calico, busca generar nuevos fármacos que aumenten nuestra expectativa de salud. Evidentemente, una vida mucho más larga y sana del género humano tendría muchas consecuencias económicas y sociales para la sociedad a todos los niveles, tanto productivos como de gasto, por lo que no es de extrañar el interés de muchas y diversas empresas.

Mas allá de esto, el aumento de la expectativa de vida de la población, sumado a esta posibilidad aparentemente cercana de intervenir en el curso del envejecimiento, plantea preguntas fundamentales que probablemente se deberían incorporar al debate público. Quizá habría que mirar la vejez como una oportunidad, como la posibilidad de reinventarse, como una etapa en que la sabiduría adquirida por la experiencia juegue un papel central en la sociedad.

En definitiva, se pretende afrontar el “envejecimiento” como algo inapelable, pero sin duda modificable. Y, todo ello, como un gran número de oportunidades de todo tipo que deberán estimular la investigación y el emprendimiento en muy diversas facetas.

Artículo confeccionado con datos de Envejecimiento en red, Sociedad Española de Geriatría y Gerontología y El País.

 

Reseña Panorama
Priority
87.8 %
Compartir
Artículo anteriorEl móvil, herramienta de comunicación.
Artículo siguienteMayor y voluntario