Inicio Mente Activa Para acabar d...

Para acabar de una vez por todas con el edadismo

Según un reciente informe de la OMS, una de cada dos personas en todo el mundo discrimina a los mayores por su edad.

Compartir

Los efectos de la COVID-19 han puesto de manifiesto, una vez más, el impacto del edadismo (discriminación negativa por razón de la edad) sobre uno de los grupos poblacionales más vulnerable: los ancianos. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha presentado este mismo año un informe mundial sobre el problema, así como una campaña para identificarlo y contrarrestarlo en todos los niveles (sociales, sanitarios, administrativos, económicos…) en los que se produce.

PÁGINA MENTE ACTIVA

Para acabar de una vez por todas con el edadismo

Desde hace algunos años se viene hablando del edadismo como uno de los principales problemas que afectan a las personas mayores y también, aunque en menor medida, a los más jóvenes. En másque@buelos hemos hablado del tema en otras ocasiones, y volvemos ahora sobre él, al hilo del reciente Informe mundial sobre el edadismo elaborado por la OMS. El informe reúne evidencias sobre la naturaleza y magnitud del edadismo, sus determinantes y su impacto, y forma parte de las medidas relativas al envejecimiento saludable, incluidas en la estrategia y el plan de acción mundiales sobre el envejecimiento y la salud para el Decenio del Envejecimiento Saludable (2021-2030).

En relación a su prevalencia, el informe recoge los datos obtenidos en una encuesta (www.mdpi.com/1660-4601/17/9/3159) realizada a más de ochenta mil personas en 57 países, que indican que una de cada dos personas tiene actitudes moderada o altamente edadistas, es decir, estereotipos y prejuicios por razón de la edad. En el informe, en el que han colaborado también la Oficina de la ONU para los Derechos Humanos y otras agencias de Naciones Unidas, se afirma entre otras cosas que el edadismo “contribuye a la pobreza y la inseguridad económica de las personas en la vejez” y aumenta el aislamiento social y la soledad de los mayores. Está presente en numerosas instituciones y sectores de la sociedad, por ejemplo, en el mundo laboral, en los medios de comunicación, en el ordenamiento jurídico y en los servicios sociosanitarios; lo hemos podido percibir en estos meses de pandemia, cuando en los primeros momentos, con las redes sanitarias saturadas, se redujo la atención a los pacientes de más edad, que fueron relegados en el acceso a los hospitales y recursos sanitarios. En este sentido, otra de las conclusiones del informe afirma que, tras una revisión sistemática del año 2020, en el 85% de los 149 estudios revisados se observa que la edad era determinante para recibir determinados procedimientos o tratamientos médicos.

El edadismo influye en la salud de las personas mayores a través de tres vías: psicológica, conductual y fisiológica. En el primer apartado, los estereotipos negativos sobre la edad pueden aumentar el estrés; desde un punto de vista conductual, la imagen desfavorable por motivos de edad que las personas tienen de sí mismas puede originar desinterés en el cuidado de su propia salud. Desde el punto de vista fisiológico, los estereotipos negativos sobre la edad pueden ocasionar en el futuro cambios cerebrales perjudiciales. En líneas generales, el edadismo se asocia con una peor salud física y mental, un mayor aislamiento social y soledad, una mayor inseguridad financiera, una menor calidad de vida y unas mayores tasas de muertes prematuras. Se calcula que 6,3 millones de casos de depresión en todo el mundo son atribuibles al edadismo.

Además de exponer su prevalencia, sus causas y sus efectos, el informe de la OMS propone diversas medidas y actuaciones para luchar contra el edadismo, que se concretan en tres estrategias formadas por medidas legislativas, educativas y sociales. En el aspecto legislativo, dirigido a los Estados, se sugieren políticas y leyes que aborden la discriminación y la desigualdad por motivos de edad, así como mecanismos de vigilancia nacional e internacional de este tipo de problema. Respecto a la educación, el informe recomienda intervenciones en todo el ámbito educativo (desde la escuela primaria hasta la universidad), para “disipar las ideas erróneas sobre los distintos grupos de edad” y, de esta manera, aumentar la empatía entre personas de distintas generaciones; un objetivo que constituye la esencia de las medidas sociales, también orientadas a incrementar la interacción entre personas de distintas edades.

En definitiva, la campaña de la OMS y demás agencias internacionales pretende mejorar la información sobre el edadismo y cambiar la percepción sobre la edad y el envejecimiento, de una manera similar a como se ha venido haciendo desde hace décadas en el ámbito de otras discriminaciones (mujeres, minorías étnicas, homosexuales, etc.). Conociendo el problema, podremos erradicarlo.

 

Artículo confeccionado con información del Informe Mundial sobre el edadismo 2021, de la Organización Mundial de la Salud (OMS).