Inicio Mente Activa Mario Vargas ...

Mario Vargas Llosa, un lujo entre nosotros

Tiene 84 años y acaba de viajar a Berlín, en plena pandemia, para inaugurar el Festival Internacional de Literatura

Compartir

Estamos tan acostumbrados a ver su imagen en los medios de comunicación, a hojear sus libros en las librerías o a leer sus artículos en la prensa diaria, que no acabamos de apreciar cabalmente el lujo que supone compartir siglo con este hombre inacabable, un verdadero genio de nuestro tiempo.

PÁGINA MENTE ACTIVA

Mario Vargas Llosa, un lujo entre nosotros

Escritor prolífico y multi-galardonado, ensayista, político, hombre de teatro entre otras muchas cosas, Mario Vargas Llosa nació en Arequipa, Perú, en 1936. Junto con el colombiano Gabriel García Márquez y el argentino Julio Cortázar encabezó el fascinante florecimiento de la narrativa latinoamericana en los años 60 y 70 del pasado siglo. De ellos, tanto Vargas Llosa como García Márquez coronaron su carrera literaria con el premio Nobel de Literatura. Hoy, solamente Vargas Llosa ha sobrevivido, y continúa a sus 84 años pletórico de energía y facultades, capaz de escribir todavía, además de sus periódicos artículos y ensayos (el último, el muy interesante Medio siglo con Borges, publicado en 2020), novelas tan brillantes como la reciente Tiempos recios (2019).

Premiado con el Nobel de Literatura en 2010, además del Cervantes (1994), el Príncipe de Asturias (1986), el Rómulo Gallegos (1967) y el Planeta (1993), entre otros muchos, en la última década (es decir, entre los 74 y los 84 años) ha escrito cuatro espléndidas novelas (El sueño del celta, El héroe discreto, Cinco esquinas y la ya citada Tiempos recios), varios ensayos, numerosos artículos de prensa y dos adaptaciones teatrales (Las mil noches y una noche y Los cuentos de la peste) que él mismo protagonizó en los escenarios españoles.

Vargas Llosa constituye un maravilloso ejemplo de los beneficios para la salud y la longevidad que supone una vida de intensa actividad intelectual y, es de suponer por sus muchos viajes y su presencia en todo tipo de actos, de paralelo dinamismo físico. Escribir una novela tan exhaustivamente documentada como Tiempos recios, que supone una ardua y rigurosa investigación sobre la historia política de Guatemala en los revueltos años de la guerra fría, constituye todo un esfuerzo creativo que certifica el pleno vigor de un octogenario modélico. No obstante, también hay que recordar que no todo el mundo puede escribir a los 26 años una novela genial como La ciudad y los perros (1962), en la que aparecen ya las grandes líneas maestras de su literatura.

Sus grandes obras las publicó entre los años 1960 y 1980; de esa época datan Conversación en La Catedral, La casa verde o la monumental La guerra del fin del mundo (su primera novela histórica, y también la primera ambientada fuera de Perú), así como obras más ligeras pero ni mucho menos menores, como Pantaleón y las visitadoras o la sutilmente autobiográfica La tía Julia y el escribidor, que son consideradas como la aparición del humor en su narrativa. Años más tarde, con la excepcional La fiesta del chivo (2000), retomó con brillantez la novela histórica con su característica técnica literaria de la perspectiva múltiple, los saltos temporales y el uso de varios narradores.

Nació literariamente con el boom de los escritores latinoamericanos, del que fue figura destacada, y ayudó a definirlo y a identificarlo con una nueva generación de autores. De toda aquella brillante generación ha sido uno de los más completos narradores y, sin la menor duda, una de las figuras más destacada de la literatura hispanoamericana.

Figura destacada de la izquierda intelectual en su juventud, en la década de 1980 evolucionó hacia posturas liberales y coqueteó con la política activa, llegando a presentarse como candidato a la presidencia de su país en las elecciones de 1990. Felizmente para sus muchos lectores (políticos hay muchos, pero los grandes escritores son escasos), Vargas Llosa fue derrotado por Alberto Fujimori y acabó abandonando Perú para instalarse en España, donde prosiguió su carrera literaria que años más tarde le llevaría hasta el premio Nobel.

 

 

Reseña Panorama
Prioridad
95 %
Compartir
Artículo anteriorEso que tú me das
Artículo siguiente¿Qué es la telemedicina?