Inicio Mente Activa Los mayores y...

Los mayores y la seguridad

Las personas mayores no son quienes más delitos violentos sufren, según los datos registrados por las Fuerzas de Seguridad del Estado, pero sí parecen ser uno de los objetivos más frecuentes en los delitos de hurto, timo o robo en el hogar.

Compartir

Si atendemos a la optimista tesis pinkeriana de que cada vez “somos más buenos”  o a las encuestas del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), según las cuales la inseguridad ciudadana no es uno de los temas que más preocupan a los españoles, podemos concluir que vivimos en un mundo razonablemente feliz.

La estadística de sucesos confirma que las personas mayores no forman la franja social que más delitos sufre, sobre todo violentos (en cabeza está un segmento más joven), pero sí que es uno de los sectores más vulnerables y buscados por los profesionales de la estafa, el hurto o robo contra el patrimonio.  La policía nacional recomienda tomar precauciones en el día a día, mediante gestos sencillos que pueden ayudar a ponérselo más difícil a los cacos.

Policía Nacional y Guardia Civil no tienen estadísticas centradas en la incidencia sobre este grupo de población y eso porque, en atención a la no discriminación, las denuncias se registran por tipo de delito y no por la edad del denunciante. Sí contemplan que ciertas características hacen a este grupo social más susceptible ante el robo: vulnerabilidad, confianza y soledad, entre otras.

Hurtos y timos parecen ser los delitos de mayor incidencia, aunque la mayoría de las veces sin violencia ya que (y aquí la buena noticia) el caco sabe que las penas que castigan este tipo de delitos pueden ser más altas en el caso de llevarse a cabo con abuso de confianza o superioridad, sea del tipo que sea.

Las Fuerzas de Seguridad del Estado recomiendan pautas fáciles de recordar:

  • No abrir nunca la puerta a desconocidos, si se está sola/o en casa.
  • No hacer ostentación de joyas u otros objetos de valor
  • No fiarse de los chollos, que no existen; pero la estafa, sí.
  • No facilitar datos de banco o personales por teléfono …

Por último, y si se ha sido víctima de alguno de estos hechos, hay que denunciar siempre. “Lo importante es que denuncien, aunque [lo robado] sea poca cantidad porque eso nos permite investigar. “

Alarmismo, miedo y exceso de celo, no son métodos adecuados de prevención y mucho menos si deseamos llevar una vida razonablemente tranquila y feliz, sin que la angustia o el temor estén presentes a cada instante. En ese sentido y pese a que los datos de hurto en viviendas siguen en retroceso (en 2017 se registró un 20% menos que en 2012), los españoles cada vez instalan más alarmas en sus casas, y eso porque la eficacia de la publicidad repetida en medios hasta la saciedad y orientada a generar miedo es una herramienta de venta muy eficaz, incluso entre quienes no la necesitan.

Según expertos en psicología social, las generaciones de este siglo están siendo educadas y entrenadas para la paz, y en la sociedad actual, a diferencia de antes, guerras y violencia de género están deslegitimadas y producen absoluto rechazo social. A pesar de que las noticias diarias muestran que todavía queda recorrido hasta erradicarlas.

Artículo confeccionado con información de Dirección General de Policía Nacional