Inicio Mente Activa Las abuelas b...

Las abuelas buceadoras Haenyeo

Una historia de solidaridad, sororidad y sostenibilidad

Compartir
Fotografía: © Kia Cheng Boon. 123rf

Existe una isla paradisíaca en el mar de China, al sur de Corea, la Isla de Jeju, dónde las mujeres desde siempre (y hasta muy avanzada edad) se dedican a la pesca tradicional de marisco con técnica de buceo en apnea. Este grupo de mujeres, las llamadas haenyeo y su técnica de pesca son responsables en buena medida de la conservación de la isla y de la obtención de buena parte de los recursos en la comunidad.

PÁGINA MENTE ACTIVA

Las abuelas buceadoras Haenyeo

Hoy la cultura de las Haenyeo es Patrimonio Inmaterial de la Humanidad según la UNESCO. Se tiene noticia de este trabajo desde el año 503 y desde entonces en su pequeña comunidad se han revertido los roles de genero convirtiéndose las mujeres en el auténtico motor de la economía familiar.

Haenyeo en coreano significa “mujeres del mar”. Estas mujeres bajan hasta 10 metros de profundidad a pulmón libre, sin ningún aparato respiratorio auxiliar y se mantienen hasta 3 minutos bajo el agua “cosechando” el rico marisco de la zona que supondrá el sustento para la mayoría de las familias de la isla. Hasta mediados del siglo pasado que incorporaron en su trabajo diario la innovación del neopreno en su ropa, el trabajo se realizaba con tradicionales trajes de algodón que no protegían mucho de las frías temperaturas del agua del mar de China.

Actualmente la mayoría de las Haenyeo tiene más de 50 años y algunas de ellas bucean hasta más de los 80. El sonido que hacen las Haenyeo al salir del mar después de cada inmersión se llama sumbisori. Este característico silbido es la combinación de la exhalación de dióxido de carbono acumulado y a la inhalación de oxígeno. Según la tradición esta técnica les permite trabajar más horas con menos periodos de descanso. Se denominan Daessangun las Haenyeo más experimentadas (a menudo con más de 80 años) que son las responsables de trasmitir su sabiduría, técnicas y conocimientos de generación en generación. Además, son responsables de liderar las expediciones de buceo, normalmente en grupos de alrededor de 10 buceadoras controlando la seguridad de las mismas y son también clave en la toma de todo tipo de decisiones en su comunidad.

El lugar donde se reúnen para compartir y tomar decisiones cada grupo de buceadoras se llama bulteok y tradicionalmente es un círculo de piedras con una hoguera en el centro. Servirá para preparar las inmersiones, descansar al acabar las mismas y para discutir y resolver los problemas personales, familiares y de la comunidad y sus habitantes.

En el octavo día del tercer mes lunar, o sea coincidiendo con el 8 de marzo (día internacional de la mujer trabajadora) celebran desde siempre un ritual al dios Dragón para tener abundantes cosechas y agradecer y proteger al mar que es la fuente de todo. Su relación con el mar ha sido siempre de respeto, cuidado y coexistencia, lo que hace que la isla sea también un paraíso natural.

Todos los beneficios de su pesca son compartidos, lo que hace que en su sociedad haya pocas desigualdades. En definitiva, constituyen una pequeña sociedad en equilibrio con su medio ambiente, donde las mujeres y la sororidad entre ellas es clave.  Compartir este medio tradicional de vida probablemente también influye en  que sean longevas y que mantengan un buen estado de salud hasta muy avanzada edad.