Inicio Mente Activa La próstata, ...

La próstata, cosa de risa

Los problemas de la próstata pueden ser cosa de risa, por lo menos si se trata de la del actor Michael Douglas, que a los 74 años protagoniza la comedia televisiva El método Kominsky, en la que encarna a un seductor de la tercera edad con problemas económicos y prostáticos.

Compartir

Hasta hace bien poco, los personajes mayores en las películas o las series televisivas tenían un carácter secundario, como comparsas de los protagonistas, siempre jóvenes o, al menos, maduros. Series como Las chicas de oro, un gran éxito de los años 1980, no eran sino la excepción a una regla omnipresente: las cosas de los mayores solo interesan a los mayores, y estos no consumen productos audiovisuales.

Las cosas están cambiando rápidamente y cada vez son más las producciones de cine o televisión, tanto comedias como dramas, en las que la problemática es la de la tercera edad y el protagonismo recae en actores mayores que, además, interpretan personajes de edad avanzada. También hay veteranos que a la vejez han conseguido el favor del público encarnando a improbables figuras de acción; es el caso del actor Liam Nesson, que a sus 67 años ha encontrado un hueco como heroico repartidor de mamporros en películas de acción.

El veterano Michael Douglas (74 años) ha elegido una comedia para retornar a la televisión, medio en el que logró sus primeros éxitos hace casi medio siglo con la serie policiaca Las calles de San Francisco. Ahora, de la mano de la plataforma Netflix, protagoniza El método Kominsky, una comedia de ocho episodios en la que interpreta a una vieja gloria del cine, venida a menos, que se gana la vida como profesor de interpretación. Le acompaña en el reparto otro gran actor de Hollywood, Alan Arkin (85 años increíblemente bien llevados), un colérico y desconsolado viudo que discute cada día con su esposa fallecida, y otras célebres estrellas, como el cómico Danny de Vito (75 años) que interpreta a un sádico urólogo, junto al que Douglas tiene algunas de las escenas más divertidas de la serie, siempre con la próstata y sus circunstancias como problema de fondo.

También de Netflix y también en el terreno de la comedia hay que señalar la película La última carcajada (The Last Laugh), en la que dos ancianos, un cómico y su representante, se escapan de la residencia de tercera edad en la que viven para llevar a cabo una gira artística, de imprevisibles consecuencias, por todo el país. Los veteranos actores Chevy Chase (76 años) y Richard Dreyfuss (72) se encargan de una historia que, como suele ser frecuente en las películas con mayores, combina la comicidad desenfrenada con algunos ribetes agridulces.

Tanto este film como la serie de TV de Michael Douglas, ambos con un tono de comedia, se centran en aspectos básicos de la vejez, por lo que resultan interesantes no sólo para su público objetivo (los mayores) sino para todas las personas interesadas en esta problemática y que aspiran a llegar a la tercera edad, antes o después, en la mejor forma posible.