Inicio Mente Activa De los derech...

De los derechos de los mayores

Muchos adultos mayores sufren restricciones no justificadas en el ejercicio de sus derechos.

Compartir

HelpAge España, una asociación sin ánimo de lucro dedicada, según su propia descripción, a cambiar el mundo para las personas mayores, ha hecho público el informe “La discriminación por razón de edad en España”, en colaboración con la Universidad Carlos III de Madrid, en el que se demuestra que las personas mayores experimentan restricciones en el ejercicio de sus derechos en el acceso a bienes o servicios.

MENTE ACTIVA

De los derechos de los mayores

Puesto que los derechos humanos son universales, teóricamente todas las personas son titulares de los mismos; sin embargo, la realidad es que las propias estructuras sociales y culturales y, en no pocos casos, las legislaciones de muchos países, limitan estos derechos a personas que no gozan de independencia y autosuficiencia, como las personas con discapacidad, las personas mayores, los niños y, todavía en algunos casos, las mujeres.

¿Por qué las personas mayores están incluidas entre esos grupos en situación de vulnerabilidad? La percepción simplista de lo que significa ser mayor hace posible y frecuente un tratamiento diferenciado de este grupo de población en el ámbito social, en las políticas y el derecho; en efecto, a veces los mayores ven cómo sus decisiones no son tenidas en cuenta, son excluidos o se enfrentan a restricciones o límites a la hora de ejercer sus derechos o de acceder a bienes y servicios. Lo que hace más difusa esta cuestión es que, a diferencia de lo que ocurre con los niños o las personas con discapacidad, no existe un concepto jurídico claro de quienes pueden ser englobados en el grupo “persona mayor”.

En algunos casos se establece la frontera de los 65 años para entrar a formar parte del grupo de personas mayores, pero en otras ocasiones son los 80 años los que dan paso a otra categoría. Muchas normas jurídicas o administrativas establecen una edad genérica (que varía de unos casos a otros) para poder ocupar plaza en una residencia de mayores, participar en los programas de turismo o permanecer en un centro de atención residencial para personas con discapacidad.

En general, la edad cronológica se asocia a la “pérdida de autonomía”, lo que justifica que a las personas mayores se les impida hacer cosas que antes hacían. A veces, incluso, se piensa con la mejor intención que las personas mayores están en peores condiciones físicas y mentales, y tienen más dificultades para entender el mundo y manejarse en él, por lo que es adecuado protegerlas frente a ellas mismas. De esta manera, se tiende a considerar normal que las personas mayores reciban un trato diferenciado, lo que vulnera el principio de igualdad y, en definitiva, restringe los derechos de este grupo, o de algunos de sus miembros.

En el informe de HelpAge España se afirma que el edadismo (comportamiento inadecuado y prejuicioso hacia las personas por razón de su edad) presenta a las personas mayores como “improductivas, frágiles e incapaces” y hace que la edad sirva como justificación suficiente para tratamientos diferenciados o exclusiones, sin que ello se cuestione socialmente. Algunas de las instituciones que hoy en día se construyen en torno a este colectivo, reflejan la perspectiva de la marginación que es propia de este escenario; un ejemplo es que, a veces, las personas mayores en situación de dependencia son privadas de la posibilidad de decidir dónde y con quién vivir, y se tiende a dar prioridad a su institucionalización en centros residenciales, en muchos casos indeseados por los propios interesados.

El informe concluye que, desde la perspectiva de los derechos humanos, las personas mayores son un grupo en situación de vulnerabilidad por el impacto del edadismo, por los obstáculos que encuentran para su participación plena y efectiva en la sociedad y por las propias estructuras sociales que los discriminan.

Artículo confeccionado con datos del informe de HelpAge España “La discriminación por razón de edad en España. Conclusiones y recomendaciones para el contexto español desde un enfoque basado en derechos”.