Inicio Mente Activa El abuelo de ...

El abuelo de Heidi, el más veterano del cine

Muchos grandes actores cinematográficos han sido en la gran pantalla el viejo cascarrabias que enseña las virtudes de la montañas suizas a la pequeña huérfana que tanto hizo llorar a tantas personas sensibles y durante tantos años.

Compartir

Desde que Jean Hersholt encarnara al abuelo de Heidi (papel interpretado en aquella ocasión por la niña prodigio Shirley Temple) en la película musical homónima de 1937, muchos grandes actores cinematográficos han sido en la gran pantalla el viejo cascarrabias que enseña las virtudes de la montañas suizas a la pequeña huérfana que tanto hizo llorar a tantas personas sensibles y durante tantos años. Aunque a algunos les pueda sonar a cosa del siglo pasado, la última película sobre el personaje de Johanna Spyri es del 2015, y el papel del abuelo en esa ocasión corrió a cargo de Bruno Ganz.

El abuelo de Heidi, huraño individuo que vive aislado en una remota aldea de los Alpes suizos, es uno de los más queridos de la literatura y el cine, entre otras cosas por su feroz oposición a la escolarización de los niños, que viven felices, analfabetos y sin frio, correteando por las verdes praderas y los riachuelos helados. Otra cosa buena de este personaje es que en su compañía, bien sea por la salubridad del clima bien por otra cosa, la gente no enferma, y los melancólicos y los paralíticos se curan.

La escritora suiza Johanna Spyri escribió los dos libros de Heidi en 1880 y 1881 y en pocos años se convirtió en la obra literaria suiza más conocida en todo el mundo, traducida prácticamente a todos los idiomas. No es de extrañar que ya en 1920, los estudios cinematográficos de Hollywood llevaran por primera vez la historia al cine, aunque el verdadero éxito llegó en 1937, con la niña prodigio Shirley Temple en pleno auge, en el musical Heidi y con el actor danés afincado en Estados Unidos, Jean Hersholt. Desde entonces, la obra ha sido llevada reiteradamente al cine y la televisión (la primera Heidi televisiva es de 1953), aunque fue la serie japonesa de animación de 1974 (Arupusu no Shōjo Haiji: Heidi, la niña de los Alpes) la que popularizó definitivamente al personaje en la pequeña pantalla. Desde entonces, el abuelito más famoso de la tele española, después de Paco Martínez Soria, sea posiblemente, el barbudo pariente de la Heidi japonesa.

Lo cierto es que numerosos actores de prestigio han encarnado en un momento u otro al viejo cascarrabias amante de la naturaleza. En la producción austríaca de 1965, que en España se tituló Trenzas doradas, el abuelo fue interpretado por Gustav Knuth, un actor extrañamente parecida a Spencer Tracy. En 1978 fue el gran Burl Ives (el padre de Paul Newman en La gata sobre el tejado de zinc caliente) el encargado de llevar nada menos que a Nueva York a la alegre pandilla alpina en Vacaciones en Nueva York, una difícil translación de la niña suiza a la Gran Manzana. Jan Rubes, actor y cantante de ópera, fue el abuelo en Más allá de la aventura (1990), una improbable continuación de la tierna historia con una Heidi ya en edad de merecer y el idílico valle sacudido por la violencia de la Gran Guerra. El actor y director italiano Paolo Villaggio fue el abuelo en una producción italiana de 2001. Por último, tres grandes y prestigiosos actores europeos han encarnado al personaje en una especie de fiebre de nuevas producciones que se han realizado en los últimos años: Max Von Sydow en 2005, Christopher Plummer ese mismo año, poniendo su voz en una película animada, y la más reciente, de 2015, con el actor suizo Bruno Ganz, que pasó de encarnar a Hitler en El hundimiento a llevar la barba del venerable abuelo.

El personaje de Spyri también ha dado mucho juego en la televisión ya que, además de la serie nipona de animación, que popularizó la imagen de una Heidi morenita persiguiendo cabras por las montañas, ha protagonizado desde los primeros años 50 del pasado siglo más de media docena de producciones televisivas, entre ellas una británica de 1968 en la que Michael Redgrave hacía de abuelo y otra estadounidense, de 1993, con Jason Robards haciendo lo propio. Algo tendrá este personaje, al que los lugareños del libro de Spyri, un poco asustados por su rudeza huraña, llaman “el Viejo de los Alpes”, para que tantos ilustres intérpretes lo hayan asumido a lo largo de un siglo. El abuelo de Heidi, ecologista, vegano y enemigo de las redes sociales, quizá sea la antítesis de esa temible señorita Rottenmeier que tanto abunda en nuestro tiempo.