Inicio Ejercicio Ejercicios fá...

Ejercicios fáciles para hacer en casa

Hacer diariamente una tabla de ejercicios ligera es absolutamente necesario para mantener un mínimo de forma física. Para aquellos que siempre tienen una excusa (es complicado, no tengo tiempo, necesito una camilla y aparatos, no hay plaza en el gimnasio a la hora que yo quiero, etc.) presentamos una pequeña serie de ejercicios para hacer en casa y con absoluta comodidad: sentado, de pie y en la cama. Más sencillo, imposible.

Compartir

CUALQUIER LUGAR ES ADECUADO PARA HACER EJERCICIO FÍSICO

Siempre es mejor un poco que nada. Aunque lo ideal es dedicar al ejercicio físico el tiempo y el esfuerzo que se merece, si la pereza es demasiado fuerte o en un principio nuestras fuerzas no dan para más, les presentamos una serie de ejercicios de muy fácil realización, que pueden hacerse en casa, dedicándoles poco tiempo y un esfuerzo muy justito. A pesar de ello, si los hacen diariamente y con perseverancia, en pocos días notarán una clara mejoría y a lo mejor se animan a ir un poco más lejos. También son adecuados para personas convalecientes o que momentáneamente no puedan salir de casa ni afrontar esfuerzos mayores.

Se trata básicamente de ejercicios de estiramiento que podemos realizar en nuestra propia casa y en cualquier momento, aunque siempre es aconsejable establecer una rutina y hacerlos a la misma hora dentro de lo posible.

EJERCICIOS PARA HACER SENTADOSEJERCICIOS PARA HACER SENTADOS

  • Sentado en una silla con la espalda recta, los hombros hacia atrás y los brazos relajados a lo largo del tronco. Bajar la cabeza hacia adelante, con la barbilla hacia el pecho, sin despegar la espalda del respaldo. Levantar la cabeza lentamente hasta mirar de nuevo al frente. Repetir en tandas de cinco.
  • Sentado en una silla con la espalda recta, los hombros hacia atrás y los brazos relajados a lo largo del tronco. Girar la cabeza lentamente hacia la izquierda hasta notar tensión, manteniendo el tronco recto; volver la cabeza adelante y relajar la tensión; hacer la misma operación pero girando hacia la derecha; volver nuevamente al frente. Repetir en tandas de cinco.
  • Sentado en una silla con la espalda recta, los hombros hacia atrás y los brazos relajados a lo largo del tronco. Inclinar la cabeza lentamente hacia la derecha, acercando la oreja al hombro hasta notar tensión en el cuello. Enderezar la cabeza y relajar. Realizar la misma operación hacia el lado izquierdo, acercando la oreja al hombro. Enderezar la cabeza y relajar. Repetir en tandas de cinco.
  • Sentado en una silla con la espalda recta, los hombros hacia atrás y los brazos relajados a lo largo del tronco. Girar ambos hombros al mismo tiempo hacia delante y hacia atrás, manteniendo siempre la espalda recta y pegada al respaldo. Repetir en tandas de cinco.

EJERCICIOS PARA HACER DE PIEEJERCICIOS PARA HACER DE PIE

  • De pie detrás de un silla, las piernas juntas y agarrado al respaldo para no perder el equilibrio. Separe lateralmente y con lentitud la pierna derecha hasta donde pueda sin notar daño. Vuelva a la posición de piernas unidas y repita la operación con la pierna izquierda. Repetir en tandas de cinco.
  • De pie, cuerpo recto y hombros hacia atrás, con las piernas ligeramente separadas. Con las manos en la cintura y los codos echados hacia atrás, gire lentamente el tronco hacia la derecha. Vuelva el tronco al frente y repita la operación hacia la izquierda. Repetir en tandas de cinco.

EJERCICIOS PARA HACER TUMBADOEJERCICIOS PARA HACER TUMBADO

Tumbado en la cama o en el suelo sobre una esterilla de gimnasia o una alfombra gruesa. Coloque una toalla doblada debajo de la nuca, para proteger las cervicales. Rodillas flexionadas y pies apoyados. Brazos extendidos hacia delante y pegados al suelo.

  • Sin despegar los hombros y sin tirar de las cervicales, levantar ligeramente las caderas hasta formar un ángulo recto con las piernas. Repetir en tandas de cinco.
  • En la misma posición y sin despegar del suelo la zona lumbar, levantar las rodillas hacia el pecho hasta formar un ángulo recto. Sin forzar el cuello ni las cervicales, debería ver la punta de los dedos del pie. Hacerlo primero con una rodilla y luego con la otra; nunca levante las dos al mismo tiempo. Repetir en tandas de cinco.
  • En la misma posición, con las rodillas flexionadas, girar ambas rodillas hacia la derecha (sin despegar los hombros) y luego hacia la izquierda. Repetir en tandas de cinco.

Al cabo de unos días se puede incrementar el número de repeticiones hasta diez o quince. Con estos sencillos ejercicios, que no le llevarán más de un cuarto de hora al día, conseguirá activar los principales músculos del cuerpo y lograr una mejor forma física y mayor capacidad para llevar a cabo todas las tareas de la vida diaria.

Reseña Panorama
Prioridad
55 %
Compartir
Artículo anterior¡Cuidado, no te caigas!
Artículo siguienteDile adiós al sofá