Inicio Editorial Regalos para ...

Regalos para los mejores abuelos en su día

Los abuelos están ahí, a nuestro lado, los 365 días del año. Qué menos que dedicarles un día al año para rendirles homenaje y ofrecerles nuestro reconocimiento y nuestro afecto. Piensa en un regalo: ellos se lo merecen.

Compartir

Casi todo el mundo recuerda el día del padre, aunque sólo sea por las fallas valencianas, y el de la madre, puntualmente publicitado por los grandes almacenes y comercios. Pero los abuelos también tienen su día, y con los mismos méritos. La fecha ya la saben: el 26 de julio de cada año (véase “!Felicidades, abuelos¡” en esta misma sección de Mas Que Abuelos).

¿Por qué los abuelos tienen un día internacional? Pues quizá porque no siempre nos portamos con ellos como sería justo. Especialmente ahora, en estos tiempos de crisis y recesión económica, nuestros mayores hacen lo imposible por ayudarnos, desde compartir su pensión con el resto de miembros de la familia hasta cuidar de los pequeños, preparar la comida o mantener nuestra casa ordenada.

Otros abuelos, por suerte para ellos, no son requeridos para tanta contribución, y únicamente están ahí, ofreciendo su cariño y su experiencia. En muchos casos parecemos considerar que esta entrega y dedicación es lo justo y lo normal, que así deben ser las cosas. Y olvidamos que cuando ellos nos entregan su tiempo, su esfuerzo o su dinero, se están privando de alguna cosa que les gustaría y a la que, después de toda una vida de trabajo, tienen sobrado derecho.

El papel de los abuelos en la familia no es sólo cuidar de los nietos, como una guardería de confianza. Los abuelos atienden a los más pequeños en los momentos más críticos y necesarios para los padres; por ejemplo en los imprevistos y en las enfermedades, cuando no puedan ir a la guardería o al colegio, o quedarse con ellos las tardes del domingo, etc.

Los abuelos hacen de los días festivos un momento de reunión familiar, manteniendo la unidad de la familia como en los viejos tiempos; llevan a los niños al parque o al cine, y siempre tienen algún regalo para ellos en las fechas señaladas (Navidad, cumpleaños, etc.).

Procuran poner paz en las disputas entre padres e hijos, asumiendo una imagen de paz, conciliación y estabilidad para toda la familia. Mantienen vivas las tradiciones familiares, las fiestas y las efemérides, evitando que la velocidad de la vida moderna acabe con el espíritu de la familia.

Lamentablemente, por el tiempo que están juntos, los niños pueden desarrollar una confianza mayor con sus abuelos, y algunos padres acaban sintiéndose culpables y alejados de sus hijos; a veces, incluso, pueden aparecer sentimientos de celos hacia esa relación entre nietos y abuelos. Por ello, todos, padres y abuelos deben procurar ser conscientes de estos problemas y que las cosas queden claras entre ellos. En este sentido, el día del abuelo adquiere una mayor trascendencia porque permite reconocer y celebrar el papel de cada uno en la vida de la familia.

Que este día se celebre en verano es una oportunidad para que nuestro regalo a los mejores abuelos revista unas características de excepcionalidad, de algo fuera de lo habitual: una reunión con todos los hijos, nietos y sobrinos; una comida en la que ellos sean los protagonistas; una escapada al campo o una visita a un centro de ocio… Las buenas temperaturas del verano y las vacaciones escolares hacen que esta fecha sea la más indicada para organizar algo así. Si nunca antes lo había hecho, aproveche este año la oportunidad para celebrarlo. Ellos se lo agradecerán.