Inicio Editorial ¡FELICIDADES,...

¡FELICIDADES, ABUELOS¡

Si no fuera por los abuelos, aquí no habría nadie. Es un verdad de Perogrullo, pero posiblemente no demasiado interiorizada; a los abuelos les debemos muchas cosas, pero sobre todo la vida. En muchos idiomas (inglés, francés…), al abuelo (y a la abuela, por supuesto) se les nombra como “gran padre” y “gran madre”; entre padres y abuelos hay una línea directa, casi indistinguible, que llega hasta la misma raíz. Si los padres y las madres tienen su día festivo, cómo no los abuelos. Por eso, el 26 de julio se celebra en España (y en muchos países latinoamericanos) el Día de los Abuelos. ¿Qué les vamos a regalar este año?

Compartir

UN DÍA AL AÑO PARA FESTEJAR A LOS ABUELOS

En algunos países, el Día del Abuelo lleva años celebrándose e, incluso, como en Estados Unidos, está regulado por ley. En España es una costumbre que se remonta a unos pocos años, cuando se propuso la fecha del 26 de julio para homenajear a los patriarcas de la familia. Ese día, la Iglesia católica celebra a los santos Joaquín y Ana, padres de la Virgen María y abuelos, por tanto, de Jesucristo.

En nuestro calendario hay días suficientes para celebrar una gran cantidad de eventos y homenajear a muchos grupos de personas. Tanto la publicidad como los propios comercios se encargan de recordarnos estas fechas con bastante antelación, para que podamos demostrar a nuestros progenitores cuánto les queremos y lo importante que son para nosotros. Sin embargo, otras festividades, como ésta de los abuelos, no son tan populares y pocos recuerdan sorprender a los mayores de la familia y darles las gracias por todo lo que nos han dado y, en muchos casos, nos siguen dando.

El Día de los Abuelos se celebra en numerosos países occidentales, pero en cada lugar tienen su propia fecha. En Francia, por ejemplo, se celebra el primer domingo de marzo, mientras que los italianos lo conmemoran el día 2 de octubre y los británicos el primer domingo del mismo mes. En Estados Unidos, el National Grandparents Day se celebra el primer domingo después del Labor Day (primer lunes de septiembre) y los polacos, por su parte, prefieren no mezclar las cosas y festejan a los abuelos el 21 de enero y a las abuelas al día siguiente. Como se ve, hay fechas y criterios para todos los gustos, pero todos coinciden en la conveniencia de homenajear a los mayores de la familia y dedicarles nuestra atención y nuestro cariño al menos un día al año.

La fecha elegida en España, con su carácter simbólico más que religioso, se emplaza muy oportunamente en la temporada estival, tan adecuada para todo tipo de celebraciones. Especialmente ahora, cuando la crisis económica no acaba de superarse en la vida real y nuestros mayores hacen lo imposible por ayudarnos, tanto económicamente (con ayuda de sus pensiones) como en las pequeñas cosas del día a día, la celebración del Día de los Abuelos no puede ser más oportuna. Este año prepara algo especial para los abuelos (una reunión familiar, una excursión, un regalo…) y si tú mismo eres el abuelo, no te cortes y date un homenaje. ¡Te lo mereces!