Inicio Nutrición Algunas reali...

Algunas realidades en la alimentación y nutrición de los mayores

La guía para la alimentación y nutrición saludable en los mayores, editada por la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG), incluye algunas realidades interesantes para tener en cuenta en el día a día de la alimentación y nutrición de los mayores.

Compartir

Las personas mayores tienen más enraizados sus hábitos alimentarios, que son por ello más difíciles de cambiar; factores culturales, geográficos, etc. influyen en los gustos y en los productos preferidos, al margen de las recomendaciones dietéticas. Así, por ejemplo, las mujeres suelen rechazar las carnes, las legumbres y la leche, mientras que los hombres se muestran frecuentemente reacios a la pasta, las verduras, el pescado y los derivados lácteos. En este sentido, los gustos de las mujeres parecen más saludables, ya que se aproximan más al concepto de dieta mediterránea.

Conozcamos otras realidades de la alimentación y nutrición de los mayores.

  • Los frutos secos ejercen un efecto protector cardiovascular.

Esto está plenamente demostrado. Se recomiendan dos nueces o cuatro almendras o avellanas o una cucharada de cacahuetes al día.

  • El aguacate puede ayudar a disminuir el colesterol.

El aguacate es una fruta de alto valor calórico por su contenido de grasas monoinsaturadas, que por sus características puede ayudar a eliminar o regular el nivel de colesterol.

  • Los edulcorantes, como la sacarina, producen cáncer.

No existe evidencia de que los edulcorantes autorizados, a las dosis recomendadas, presenten riesgo de cáncer. Todos los edulcorantes autorizados son seguros para el consumo humano.

  • ¿Cuál es la relación del huevo con el colesterol?

El huevo es un alimento rico en colesterol, sobre todo la yema. Se pueden consumir 3-4 veces/semana, aunque el colesterol esté por encima de los niveles normales. Existen múltiples estudios que indican que otros factores, como el sedentarismo o el sobrepeso, tienen tanta influencia o más sobre el colesterol que la ingesta de huevo.

  • ¿Es necesario tomar leche?

Sí, ya que el principal aporte de calcio de la dieta son los lácteos. Por ello debemos tomar, al menos, tres raciones de lácteos al día y las mujeres, preferiblemente, cuatro. Se debe tomar leche semi o desnatada.

  • La leche caliente favorece la conciliación del sueño.

Esto es cierto, porque contiene triptófano, un aminoácido que induce el sueño. Por tanto, este efecto debe considerarse entre las medidas higiénicas del sueño.

  • El aceite es más saludable que la manteca.

Verdadero, ya que al ser vegetal no tiene colesterol y la manteca, al ser de origen animal sí tiene colesterol.

  • No se deben tomar bebidas frías cuando se está acalorado.

En algunas personas bebidas muy frías estando acalorado pueden producir un espasmo gástrico. Esto, unido a las irritaciones faríngeas, hace que a los mayores se les recomiende tomar los líquidos en torno a los 12-14 ºC.

  • El vino tiene múltiples efectos beneficiosos: anticancerígeno, antioxidante, antiinflamatorio, protector cardiovascular…

El único efecto científicamente demostrado es el efecto antioxidante, por los flavonoides de su composición, especialmente el “transresveratrol”, y siempre que se consuma con moderación (2 copas de vino al día).

  • El cocido es una comida muy completa nutritivamente

Es cierto siempre que no se recaliente, porque entonces pierde los minerales y las vitaminas, y que no se abuse de las grasas saturadas (embutidos, tocino, panceta, carne, etc.) ni de la sal.

Artículo confeccionado con información de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG).